CONCENTRACIÓN POR LAS MUERTES EN EL ESTRECHO

CONCENTRACIÓN POR LAS MUERTES EN EL ESTRECHO

De nuevo nos volvemos a reunir para denunciar las muerte se en el estrecho. Este año ya hemos superado a años anteriores, triste record, cada año mueren más personas. Nosotros seguiremos manifestando nuestra repulsa. Aquí os dejamos el manifiesto que se ha leido hoy, gracias a todos y todas las que seguís acompañándonos en esta denuncia.

“De nuevo la muerte. De nuevo el final de la tragedia llega a la muerte. Otras tres personas fallecieron ahogadas el pasado sábado frente a la costa de Ceuta. De nuevo la sinrazón de un mundo que cierra las puertas, las fronteras, los ojos y los corazones ante el sufrimiento de los demás y por su propio interés, se traduce en muerte.

Mientras tres nuevas personas mueren, y ya son 85 las confirmadas este año, algunos dirigentes de nuestro país se escandalizan porque otras personas consiguen escapar de la muerte y llegar a nuestro territorio. Este fin de semana calificaban la llegada de personas huyendo del hambre, de la miseria, de la injusticia y de la guerra como un ataque sin precedentes contra nuestro territorio. Ante la huida desesperada de la muerte, algunos de nuestros gobernantes se sienten atacados. Si no fuera por lo terrible del pensamiento que revelan estas palabras, nos darían risa, pero viendo la muerte y la desesperación de estas personas nos provocan el más profundo escándalo, la vergüenza y la más rotunda repulsa de quienes reconocemos quiénes son las víctimas y quienes los verdugos. Son personas que intentan escapar de una situación de injusticia y muerte que, entre otros, hemos provocado nosotros.

Durante las últimas semanas hemos escuchado en más de un medio de comunicación que estamos sufriendo una avalancha de inmigrantes, una avalancha de pateras. Según la FAO 224 millones de personas pasan hambre en el África subsahariana, un 12% más que hace un año. ¿Y aún hay quien se pregunta por qué aumenta el número de personas que están llegando en Patera?. ¿Acaso hay otra forma de escapar de la miseria?, ¿ha habilitado Europa algún otro medio de escapar del hambre o de la guerra?

Ante la tragedia repetida, ante los silencios cómplices de unos y los exabruptos vergonzosos de otros, nosotros mostramos una vez más nuestra repulsa, nuestro dolor y nuestra solidaridad, utilizando la poesía de Pilar del Rio.

“Mi hijo muere cada tarde en el mar.
Mi hijo tiene 18 años, y 26 y 32,
tiene todas las edades en las que hay fuerza, pasión y deseos.

Mi hijo sabe que la felicidad no consiste en tener cosas,
pero sabe que hay cosas imprescindibles.
Por eso no pospone su derecho a vivir, a habitar una casa humana,
a compartir con otros que siempre son sus semejantes su historia, su tristeza y sus sueños.

Mi hijo aprendió a aprender.
Mi hijo estudió, mi hijo trabajó en todos los oficios.
Mi hijo se respeta a sí mismo, respeta a su tierra, ama y es amado.
Mi hijo no nació para morir en el mar, ningún Dios lo castigó,
ninguna maldición lo obliga a ser esclavo.

A mi hijo lo mata cada tarde una forma de entender el mundo,
una manera criminal de gobernar
en la que el ser humano no es lo prioritario,
porque el hombre todavía no cotiza en bolsa,
porque los expoliados y olvidados no llenan los bolsillos
de los mil veces malditos que condenan a muerte a mi hijo
y luego besan con reverencia la moneda donde invocan a un Dios.
Con esa moneda que invoca a Dios
y con otras en que aparecen patrias,
los hombres que matan a mi hijo han comprado todas las perversiones y han cometido todas las ignominias.

Mi hijo es negro, es indio, es blanco, es pobre.
El mundo es suyo, no lo parí en Marte,
no nació con un destino animal porque nació humano.
Mi hijo, cuando muere cada tarde,
seguirá viniendo a esta costa de Europa y del mundo
con su mirada valiente y abierta.

Mi hijo no se rinde,
necesita hacernos comprender que sin él no estamos todos.
Mi hijo, cuando muere, nos deja empequeñecidos,
y él no quiere que su muerte haga desaparecer de la tierra
las palabras más hermosas y los conceptos que nos dignifican.
Mi hijo no puede seguir muriendo
porque con él está muriendo nuestra civilización”.

COMPARTE con tus amigos & COLABORA

About the author

Juanjo Castillo administrator

Deja un comentario