Yearly Archive 2020

EL ÁRBOL DE LOS SUEÑOS

Este año la solidaridad ha hecho que sea posible llevar sonrisas a través de regalos a niños y niñas de familias vulnerables. Hoy os vamos a contar una de estas iniciativas.

Desde hace varios años, participamos en la iniciativa de Caixabank – Fundación La Caixa “El arbol de los sueños” . En las semanas previas se seleccionan 25 niños de familias desfavorecidas de El Puche y La Fuentecica; éstos escriben sus deseos, lo que necesitan o les gustaría que les regalaran y Caixa presenta esas cartas a los reyes magos a sus clientes, que les facilitan esta tarea.

En el árbol de atrás se han ido colgando los sueños

Tener acceso a lo que piden estos niños y niñas ha sido una emocionante lección, ya que algunos de ellos no piden juguetes sino prendas de vestir y otras necesidades para sus estudios, una realidad que nos recuerda la situación de vulnerabilidad social que padece una gran parte de nuestra sociedad. Evidentemente, hemos procurado sumar a estas necesidades también otros juguetes que les arrancan una gran sonrisa.

ASAMBLEA ALMERÍA ACOGE

Este año, como venimos haciendo desde hace tiempo, nos despedimos celebrando una Asamblea General Ordinaria. En otras ocasiones, junto con la Asamblea nos reunimos para celebrar todo el trabajo y las relaciones con una comida, este año no ha podido ser esta celebración, que echamos mucho de menos, pero si hemos tenido la Asamblea a medias entre presencial con las garantías suficientes y telemática.

Ante todo desde la Asamblea se ha felicitado el trabajo hecho por todas las personas que participan de la vida de la asociación. Desde una mayor implicación de los socios y socias, hasta el duro trabajo del personal laboral así como de los voluntarios que han estado en primera línea. Ha sido un año duro pero la respuesta ha sido impecable.

En otro orden de cosas se aprobó el plan de actuación del año que viene con su memoria económica. Se han aprobado también algunas cuestiones relacionadas con la Federación Andalucía Acoge y, hemos analizado algunas líneas de actuación. En especial, al igual que la Federación, nos parece que unos retos para el curso que viene son los relacionados con el trabajo comunitario, con un trabajo global que nos da la sensación que desde las administraciones no se está promoviendo, también nos parece de especial importancia atajar los discursos de odio y de xenofobia con argumentos que pueda entender la mayoría de la sociedad.

Por otro lado nos parece que hay temas candentes a los que dar respuesta como es la situación en Canarias, de la que ya nadie habla, la situación que quedan las devoluciones en caliente después de las últimas normativas y el muro que suponen las administraciones frente a colectivos inmigrantes en particular y, en general, para personas vulnerables, siendo muy difícil acceder a determinados servicios.

Una tarde muy productiva donde se han creado distintas comisiones de trabajo sobre estos últimos temas y, donde invitamos a cualquier persona que quiera trabajarlos a unirse a ellas poniéndose en contacto con la Asociación.

La conclusión, un año especialmente duro, un futuro muy complejo, pero muy ilusionados en seguir trabajando.

DÍA DEL MIGRANTE

«ALGUIEN COMO TU», un lema pensado para resonar en la conciencia de las personas que la tengan, en las personas que, a pesar de la presión mediática de buscar buenos y malos, siendo los migrantes los malos, son capaces de abrir su mente y ver personas, ver a su alrededor a «ALGUIEN COMO TU».

Este es nuestro punto de partida para el Día Internacional de las Personas Migrantes. La mayoría de las personas migran por necesidad, igual que lo harías tu o lo haría yo. Es un proceso muy duro donde se mezcla la esperanza de un futuro mejor con el miedo a la incertidumbre y al abandono de toda una vida.

La mayoría de las personas migran huyendo de una vida de guerra, de miseria. De una vida sin futuro, sin esperanza. De una vida donde son atacados por creencias, razas, orientación sexual o cualquier otra razón.

Su esperanza es migrar, su única posibilidad es migrar. Igual lo harías tu, lo haría yo. Por eso es terrible que el final de ese proceso sea encontrarse con una situación en algunos aspectos igual a aquella de la que huye. Una situación de incomprensión, de ser atacado por creencias, razas, orientación sexual o cualquier otra razón.

Son necesarios, pero queremos quitarle la parte de humanidad. No es posible. La esclavitud, por suerte, se abolió hace mucho. Son personas, igual que tu.

Por eso Almería Acoge seguirá trabajando para hacer esto posible. Para que todos no veamos como personas, para que aprendamos a convivir entre distintas creencias, religiones, orientaciones … personas. Las diferencias son buenas, pero las personas son iguales. Tenemos que mirar a nuestro alrededor y vernos «Igual que tu».

CÍRCULO DE SILENCIO

Dentro de la iniciativa Almería Contra la Pobreza, el tercer miércoles de cada mes nos reunimos diferentes asociaciones para denunciar situaciones de vulnerabilidad.

En esta ocasión ha sido Almería Acoge la encargada de organizarla ya que, está muy cerca del Día 18 de Diciembre, Día Internacional del Migrante. Con este motivo todo ha girado con la especial vulnerabilidad que supone la migración y la falta de sensibilidad que las administraciones en general muestran ante el tema, anteponiendo intereses propios frente a una realidad muy dura. En este sentido se advierte de la necesidad de informar y explicar a la sociedad este problema para verlos con ojos de humanidad y no con ojos de rechazo.

En este sentido se ha reflexionado especialmente sobre la situación dramática de Canarias donde se está jugando con la vida de cientos de personas a las que se está atendiendo de forma deficiente y de la gente que quiere llegar a través del estrecho, con las dificultades y las muertes que se producen. Se han utilizado textos de la Carta de los Obispos Canarios denunciando la situación, diversas poesias y se ha terminado con la poesía que se utiliza para las concentraciones de las Muertes en el Estrecho de Pilar del Rio.

NO PODEMOS MIRAR A OTRO LADO

Una vez más el fuego pone de manifiesto la precariedad en la que viven muchas personas. Un fuego que ha afectado a más de 200 personas en el asentamiento chabolista de Paula, entre los términos municipales de Nijar y Almería

Algo después de las 13.oo hemos recibido noticias de que había un incendio; y hasta allí se ha desplazado personal de Almería Acoge para ver cuál era la situación. Han llegado poco después de los bomberos, que han sido la referencia para otras organizaciones que nos han llamado para ver como poder canalizar la ayuda.

Hemos estado conversando con algunos de los afectados, y lo han perdido todo. Junto con otras organizaciones hemos tratado de dar un pequeño aporte material de lo mínimo, mantas, comida y, sobre todo los hemos ayudado a reubicarse con otras personas conocidas. Gracias al trabajo previo que ya se venía haciendo ha sido posible reubicar a bastantes personas.

Mañana habrá que seguir trabajando a pie de calle, al lado de la gente. Otras organizaciones se encargarán de repartir ayuda, nosotros trataremos de llegar más al fondo del problema. Volveremos a denunciar la situación de estos asentamientos, la falta no tanto quizás de voluntad, como de determinación, para resolver este problema por parte de las administraciones más cercanas. Es difícil, cierto; pero esto no puede hacer que miremos hacia otro lado. Nos da la sensación que desde las administraciones no se quiere hacer visible esta situación, pero la realidad es imparable.

En esta ocasión no ha habido desgracias personales, ¿o si?, no ha muerto nadie, pero muchas personas han perdido lo poco que tenían y mucha de su esperanza. NO PODEMOS MIRAR PARA OTRO LADO.

DíA CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO

Desde Almería Acoge trabajamos el 25 de noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género, desde todas nuestros ámbitos de actuación.

violencia genero

Este año ha tenido especial relevancia, dentro del PROYECTO ERACIS, la acción realizada con el grupo de mujeres con las que estamos trabajando.

Se ha realizado una dinámica dinámica para detectar y /o reflexionar sobre las posibles situaciones violentas que se pueden vivir dentro del ámbito laboral especialmente. A Continuación se han ido compartiendo y facilitando herramientas para afrontar dichas situaciones y poder dar respuestas sobre todo cuando se encuentren un momento difícil.

violencia genero

Hemos finalizado con una actividad que consistía en que cada mujer de forma individual ha escrito una palabra o consejo en relación al día que se celebraba y a lo que han estado trabajando.

Ha sido muy interesante y las mujeres han mostrado un gran interés en el tema. Se va notando como poco a poco cala la necesidad de estar preparadas para dar respuestas a situaciones de riesgo y han destacado la importancia del apoyo de otras personas en estas situaciones.

violencia genero

Por otro lado desde la sede de Largo Caballero también se ha hecho una actividad conmemorando el día con el compromiso para luchar contra esta lacra en la sociedad.

SOÑANDO EN BALSA SECA, NIJAR

Nijar es un lugar especial. Y la zona en la que la asociación trabaja es todavía más especial. Una parte de las personas con las que trabajamos a diario son todavía más especiales. Hoy queremos compartir una parte del trabajo que realizamos con nuestros jóvenes extutelados.

Son chicos que dejaron todo lo que tenían en sus diferentes países siendo menores de edad, cruzaron el mediterráneo jugándose su vida en busca de un futuro mejor, o bien en una balsa de plástico,o debajo de un camión o de mil maneras más que no podriamos imaginar. Lograron sobrevivir y llegar a nuestra querida España, otros no… Algunos pudieron llamar a sus madres para decirles que estaban vivos, otros no…

El sistema de protección de menores los protegió hasta los 18 años. Después, algunos afortunados pudieron ser protegidos un tiempo por nuestra asociación, siendo conscientes que son una ínfima minoría y el resto de compañeros extutelados deambulan solos, sin familia, sin medios económicos, sin techo, sin comida por nuestro teritorio. Malviviendo. Sobreviviendo. Muriendo en vida.

Nuestros «afortunados» hacen muchas cosas. Su sueño es tener una buena vida y poder ayudar a sus familias. Poder ayudar a sus madres, a sus herman@s. No es sencillo. No es fácil. Lo intentan todos los días.

El trabajo en los invernaderos es cada vez más complicado por una justificada y debatible situación, estar documentado y que este documento sea de los que te permite trabajar. Ningún chico de los que hasta ahora ha estado en el recurso de la asociación, ha salido de un centro de menores con este tipo de permiso, y en muchas ocasiones, con ningun tipo de documentación.

Por ello, como no sabemos estar parad@s, estos últimos días, nos hemos puesto con ellos a limpiar y adecuar un cañizo que estaba casi obstruyendo un camino, arreglamos una zona muy cercana a ellos y que habían pedido que estuviera limpia y poder utilizarla. El trabajo de cortar y limpiar las cañas hace que por unos ratos puedan volver a sonreir y puedan volver a soñar, olvidando el duro camino que les queda por delante. Y nosotr@s, desde la asociación, también sonreímos y soñamos con ellos. Porque a veces, cuando varios sueñan juntos, los sueños llegan a hacerse realidad. El trabajo continua…

ALGUIEN COMO TU

En el ánimo de Almería Acoge ha estado siempre el soñar con una ciudad donde todos sus ciudadanos convivan y compartan, sin necesidad de olvidar su mochila cultural.

En este sentido es necesario un nuevo paradigma que facilite esta labor frente a prejuicios y faltas de entendimiento. Por eso es tan importante la mirada sistémica que estos alumnos y alumnas de la Escuela de Artes de Almería han hecho a través de sus objetivos.

ALGUIEN COMO TU, ese fue el reto que se lanzo a estos artístas y, en sus fotos y textos reflejaron ese sentir, esa mirada joven que tiene que ser ejemplo y referencia para el futuro de esta ciudad. Una mirada que nos hace ver no a otros, vemos a personas como nosotros.

El proyecto fotográfico ha sido organizado por la Asociación Almería Acoge y la Escuela de Arte Almería en colaboración con la Concejalía de Familia, Igualdad y Participación ciudadana de nuestro Ayuntamiento, y la financiación Fundación La Caixa.

El acto inaugural, que coincide con el Día Internacional de la tolerancia, ha contado con la presencia de la Concejala de Participación ciudadana, Paola Laynez, representante de la
Fundación La Caixa, María del Mar Peláez, así como dos representantes de Almería Acoge, su director, Juan Miralles, y presidente, Juan José Castillo, y de la propia Escuela, formada por tres alumnos participantes, Sara Ortiz, David Díaz y Nicky Van Der Roest, su Director, Cristóbal Díaz, y Francisco Torres, Jefe de Estudios, y la propia profesora coordinadora del proyecto, Pepa Cobo.

El proyecto fotográfico obedece al compromiso de incentivar la reflexión ciudadana en favor de la tolerancia, en este caso, por medio de esta iniciativa de Almería Acoge y Escuela de Arte Almería, que ahonda en las vidas de migrantes residentes en nuestra tierra. El resultado son unas imágenes personales despojadas de juicios fosilizados, que tratan de subsanar el alto grado de desconocimiento mutuo, que deriva en estereotipos que ocultan mutuamente la realidad del otro. A partir de esta propuesta fotográfica, se llevará a cabo otras actividades de
sensibilización a través de Almería Acoge y Escuela de Arte.

Cabe reseñar que esta exposición, que vio retrasada su inauguración en la primavera pasada a causa de la pandemia, tendrá continuidad con Alguien como tú – desde la otra orilla, seleccionada como Proyecto de Innovación educativa por la Consejería de Educación.

DIGNIFICACIÓN DEL PUCHE

Desde la asociación desde nuestra puesta por la dinamización comunitaria, se intenta dar respuesta las necesidades de las personas de los distintos barrios o zonas de convivencia, promoviendo que sean ellas las protagonistas en la resolución de sus problemas, estando atentos a sus necesidades e implicándolas en el proceso de solución y cambio de su entorno.

Partiendo de esta base, algunos vecinos del taller del Puche con los que trabajamos nos comentaron en varias ocasiones que les gustaría limpiar y arreglar la plaza que compartimos en el barrio. A partir de esta necesidad se trabajo con el resto de los vecinos y se concreto en una reunión donde se hizo el reparto de tareas y lo que realmente se quería lograr.

En esta reunión, en la que participó el vecindario, incluidos los chicos y chicas del taller, se acordó que la primera tarea era limpiar bien la plaza para posteriormente pintar, arreglar baldosas rotas, un banco y, puesto a soñar, plantar un árbol que proporcione sombra en el verano.

El pasado domingo comenzamos todos juntos el trabajo, empezando por la limpieza de la plaza entre los vecinos y vecinas. Fue muy bonito ver como trabajaban juntos tanto adultos como peques, hombres y mujeres, todos implicados. El esfuerzo y colaboración de todas las personas hizo que la jornada de trabajo fuese muy agradable y que los contratiempos que iban surgiendo se solventasen rápidamente.

Quedan por delante un par de jornadas de trabajo, pero estamos seguras de que si se continúa con esta línea tan positiva de colaboración el esfurzo merecerá la pena y no solo conseguiremos una plaza más bonito, conseguiremos darnos cuenta de que entre todos, colaborando podemos seguir mejorando el barrio.

ENTRADA AL PARAISO

Playas de Tenerife

Playas de Tenerife

No diré mi nombre, ni mi nacionalidad, ni mi familia y los sueños que me hacen sentirme como un ser humano, los ocultaré en lo más profundo de mi mente. Ante los demás seré Mohamed X, puede que magrebí, puede que de un país del Sahel. Si me pregunta mi edad solo responderé “menor”, no importa que sea o no cierto, no importa que digan lo contrario basándose en unas pruebas poco fiables.

Hablo correctamente inglés, francés y castellano, además de mi árabe natal, pero tampoco se oirá de mis labios una palabra que no sea árabe.

Les oigo dirigirse a mí en ese suave castellano de Canarias, pero no respondo. No respondo a palabras amables, aunque vayan acompañadas de cálidas miradas en los voluntarios de la Cruz Roja o, incluso, de algún policía. No respondo a palabras frías de fórmulas administrativas y miradas indiferentes o de fastidio. No respondo a palabras de burla y ojos de prejuicio, desprecio, de odio.

No respondo aunque las entiendo muy bien, y no dejo que mis ojos reflejen agradecimiento, dolor ni indignación. Mis ojos están cubiertos por la bruma de una ignorancia tan fingida como deseada. No respondo porque mi silencio puede ser la llave de la puerta del paraíso.

Soy una sombra, he elegido disolverme en la bruma, ser un fantasma estúpido esperando que todos dejen de verme, de hablarme. Convertirme en un invisible, como esos insectos que se camuflan entre las plantas para evitar que se los coman los depredadores.

Es curioso que yo me sumerja voluntariamente en tanta oscuridad, a veces creo que me hará daño. Yo me he dedicado a ser visible, a ir delante de la gente, a conocerla por su nombre, por sus gustos, por sus caprichos y necesidades porque ese era mi trabajo: hacerme imprescindible ante mis clientes, los turistas. Yo era para ellos un ser luminoso y mágico, dotado de poder, capaz de sacarlos de sus apuros, satisfacer sus necesidades legítimas y caprichos superfluos, hasta una especie de psicólogo cuya terapia apaciguaba esa soledad profunda que busca olvido en un viaje exótico.

¿Volveré a ser ese joven ocurrente, más listo que el hambre y comunicativo? ¿Me quedaré convertido para siempre en “algo” sin valor, invisible, amorfo, un estúpido que olvidó sus esperanzas y quedó naufrago en la vida?

Sé que existen esos náufragos, muertos vivientes a los que se les borró el sueño del paraíso entre las olas del rechazo y la indiferencia. Otros tuvieron más suerte, simplemente se ahogaron en un naufragio de verdad. Al menos se fueron al fondo sin dejar de creer que mereció la pena morir en el intento.

Confiado en mi preparación decidí embarcarme hacia Europa. Conozco la historia de Ulises, el héroe griego que tenía respuestas para las situaciones más complicadas y como él me lancé al mar, yo también debía ganar la guerra a la pobreza, a la falta de futuro en que toda mi familia se había hundido cuando los turistas dejaron de llegar y mi pequeña empresa quebró.

Ahora he llegado a un puerto de Canarias, somos miles y no saldremos de aquí. No saldremos como no salen los refugiados de Lesbos. No saldremos porque Europa ha decidido convertirnos en ejemplo de que las puertas del paraíso no son tales, sino las del infierno. ¡Quédate en tu país, al menos estarás con los tuyos, y tendrás sueños porque aquí te arrebataremos toda esperanza y nuestra indiferencia acabará por borrar tus sueños, tu autoestima, tu ser! ¡No eres nada, ni nos interesas ni nos dejas de interesar, te hemos arrojado a una cueva habitada por un ogro que no se ve, pero está siempre presente, el ogro de la desesperanza! ¡Ya has jugado con nosotros bastante, dinos tu nombre, tu país y te mandaremos allá en el primer avión de repatriación, incluso te daremos unos cientos de euros para que puedas comer un tiempo, a cambio serás el ejemplo perfecto para que otros no se atrevan a pretender asaltar las puertas del paraíso, de nuestro paraíso!.

También Ulises cayó preso en una cueva con un cíclope que lo quería para devorar. Al menos el cíclope se interesaba por Ulises, aunque fuera como alimento.

Ulises tuvo suerte de tener un ogro que lo apreciaba, aunque fuera como aperitivo, un ogro humano con debilidad por la comida y el vino. Y Ulises supo aprovechar las debilidades del cíclope, aunque para ellos tuviera que disfrazarse de “Nadie”,negar su nombre, su valor, sus habilidades.

Yo juego a ser como Ulises, por eso yo soy también “Nadie”, a “Nadie” no se le puede expulsar. Todo es cuestión de tiempo y oportunidad. En algún momento el ogro tendrá una debilidad y podré escapar como hizo Ulises y navegaré hacia Itaca, hacia mi futuro. Volveré a ser hombre y recuperaré mi dignidad.

Puede que no lo consiga. Este ogro es fuerte, mucho más fuerte que el de la Odisea, porque no tiene rastro de humanidad, aunque sea perversa. Mi ogro está hecho de indiferencia burocrática sin un rasgo de piedad ni desfallecimiento, no me atrevo a pensar la inhumanidad, el egoísmo, los prejuicios, la soberbia que se escuda detrás de ella.

A veces pienso que no lo conseguiré, quedaré reducido a nada, a “Nadie” en el puerto de Arguineguín en la isla de Gran Canaria. Desapareceré entre otros miles de espectros cuyos gritos rebotan en la dura indiferencia de los habitantes del paraíso. ¿Cómo puede el paraíso estar habitado por gente sin compasión ni entrañas?

Que sea lo que Dios quiera.

En el Puerto de Arguinegín, otoño de 2020

Autor: Francisco Sanz.