Monthly Archive enero 2022

Abdeladil Ghinay, pasión por el atletismo

Desde muy joven el atletismo ha sido su gran pasión y aún en situaciones adversas ha demostrado que se puede llevar a cabo con amor y dedicación.

Abdeladil Ghinay es un chico marroquí que llegó a Nijar hace unos 15 años, como la mayoría de sus compatriotas se echó a la mar subiéndose en una patera para atravesar el mediterráneo con la esperanza de encontrar una vida mejor pero con la pena de dejar atrás familia y amigos.

Abdeladil trajo consigo hasta esta parte del mediterráneo su alegría, su simpatía, sus ganas de vivir y ayudar a su familia y su gran pasión por el atletismo.

Abdeladil Ghinay nació en Ben Guerir, provincia de Rehamma, desde pequeño compartía su entusiasmo por jugar al futbol, como la mayoría de chicos de su edad, con su amor por el atletismo. Ya de muy joven veía en televisión en esas tardes interminables de verano a su paisano Hicham El Guerrouj, uno de los iconos de este deporte, ganador de varias medallas olímpicas y demás metales que inundan el palmarés de este mundialmente aclamado atleta marroquí. Por ello a muy corta edad Abdeladil comenzó a practicar el atletismo pero de manera individual, totalmente amateur, sin pertenecer a ningún club. Abdeladil salía por las inmediaciones de Ben Guerir y corría, corría.

Actualmente Abdeladil vive en un asentamiento de chabolas en Los Grillos, una pedanía perteneciente al municipio de Nijar, junto a un grupo de compatriotas marroquíes. El asentamiento lo compone unos cortijos en ruinas y un grupo de chabolas construidas con plásticos y pales. En este asentamiento vive desde hace unos 10 años, antes de vivir aquí vivía en otro asentamiento muy conocido de la zona de los Albaricoques. Abdeladil compagina su pasión por el atletismo junto duras y estresantes jornadas de trabajo bajo plástico que prácticamente le ocupan casi todo el día. Una vez terminada su jornada laboral se pone su ropa de deporte y sale a correr; “subo hasta la rotonda del pueblo de Nijar, luego a San Isidro y de allí dirección Atochares para bajar hasta casa”.

Hace ya algunos meses mientras hacíamos una visita a las personas que residen en este asentamiento de Los Grillos tuvimos la oportunidad de conocer a Abdeladil. Hablando con las personas que residen en el asentamiento de los pormenores del día a día y de necesidades ue afloran en el asentamiento unos amigos de Abdeladil nos dijeron que vivía un chico al cual le gustaba mucho correr, que era muy bueno corriendo, que debería fichar por un club. Así es como Almería Acoge conoció a Abdeladil, la fisionomía era total de atleta marroquí, delgado y con apariencia de velocidad explosiva en largas carreras, no dudamos en hacer lo que en nuestras manos fuese posible para intervenir y mediar para poder ayudarlo y que pudiera comenzar esta nueva etapa maravillosa en su vida, el poder conocer a más personas que practican el atletismo, competir en carreras, el poder disfrutar personalmente de este magnífico deporte y hacernos disfrutar a los demás.

San Silvestre

Nos vino la idea de comentarle la posibilidad de participar en la San Silvestre de Almería, competición que se celebraba este año el día 26 de diciembre y que congrega a un buen número de participantes. Este año fueron en torno a 1500 personas las que participaron en la gran clásica navideña. Abdeladil no dudo en inscribirse, participar y competir. Acabó la San Silvestre en duodécima posición, un hito para un chico que entrena el tiempo que le permiten sus largas jornadas laborales, entre corredores que entrenan unas tres horas al día y que en muchos casos su forma de vida es la participación en estas competiciones. Un grandísimo resultado que tan solo es el inicio de una andadura que se prevé emocionante ya que aquí no termina su participación en el mundo del atletismo, Abdeladil quiere seguir disfrutando de su amor por el atletismo saliendo a correr cuando su empleo se lo permita, inscribiéndose a un club de atletismo y compitiendo en carreras de media y larga distancia. Desde Almería Acoge vamos a estar a su lado para que en la medida que podamos poder acompañarlo en este hermoso periplo.

MUEREN PERSONAS NO SON NÚMEROS

Una vez más nos reunimos en la plaza del Educador para hacer pública la apuesta por la vida, por la justicia, por la fraternidad… a pesar de la injusticia, de las desigualdades, de las fronteras y, por desgracia de la muerte.

Una vez más coincidimos el Círculo de Silencio que Almería Unida contra la pobreza organiza cada mes, con la concentración NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA. POR UN MEDITERRANEO SOLIDARIO que varias de las organizaciones que participamos en uno y otro acto convocamos cada vez que la injusticia se transforma en tragedia arrojando nuevas personas muertas y desaparecidas frente a nuestras costas.

Hoy lo hacemos con dos tristes record, dos desgraciadas muestras de ese mal endémico de nuestro tiempo: las 4.404 personas muertas y desaparecidas durante 2021 intentando llegar por mar hasta España, y las 17 personas muertas y desaparecidas en solo tres días de este 2022 que acabamos de empezar. Y lo hacemos desde la convicción de que son vidas, no son números, son personas como nosotros, que sienten, gozan, luchan, lloran, viven y mueren por las mismas cosas que nosotros.

No son números son personas que mueren

PARTE 1
“Los brazos en cruz, el rostro buscando el cielo, la ropa y los zapatos aún en su sitio. Sobre el cuerpo de hombre joven, algas y arena. Descansa en el suelo soñado, ya para siempre. Sin futuro. Sin gloria.”

Es la descripción de la foto del primer inmigrante ahogado que fue recogido en una playa española hace ya 34 años, en 1988, cuando intentaba alcanzar el sueño de escapar de la miseria. Fue el primero en esta macabra lista que sólo en los cinco primeros días de este año suma 3 nuevos cuerpos rescatados sin vida y otros 14 que han desaparecido frente a las costas de Almería. 17 nuevas vidas perdidas por este sistema injusto que pone los intereses económicos y políticos por encima de las personas, la absurda idea de que nos pertenece una tierra a la que todos pertenecemos, la atrocidad de intentar cercar esa tierra con vallas, concertinas, muros y fronteras, poniendo a las personas dentro o fuera de un mapa que dibujan los intereses de quienes más tienen. Unas fronteras cerradas para quienes intentan escapar de la miseria, de la injusticia, del hambre o de la guerra, a los que no dejamos otra crucificadas por un sistema económico, jurídico, político y social injusto, inhumano y fratricida.

PARTE 2
Hoy 7 de enero de 2022 hace cinco días que Yussuf no habla con nadie, tiene 14 años, el día 2 de enero un pesquero lo recogió en el mar y lo entregó a la armada argelina; con su tío y su abuela duerme y come, pero no habla, solo dice “quiero a mi madre”. Su madre, junto con su hermano de 10 años han desaparecido; Ayssif, su tío, nos llama repetidamente para ver si tenemos noticia. Nosotros sabemos que el día 3 de enero, 10 personas desaparecieron, otras 4 personas el día 5; por desgracia puede ser que esa mujer y ese niño estén entre ellos, o sean dos de los tres cuerpos que fueron rescatados, ahogados, muertos; quizá fueran con Benchick, de 30 años; su sobrina también nos llama porque no saben de él desde el día 1, y el amigo de Berkane, con 21 recién cumplidos…

Y así hasta 17 personas ahogadas en cinco días, que sepamos, rescatados los cuerpos o desaparecidos en el mar. Es difícil culpar a nadie, ya sabemos que el sistema criminal que provoca este sufrimiento tiene cifras pero no apellidos; pero es el momento de exigir, una vez más, que se ponga en marcha un servicio de atención a familiares que agilice la identificación, que facilite información, que palie de alguna manera la angustia de ese niño de 14 años que reclama a su madre; la angustia de tantas familias que merecen poder llorar a sus muertos, rezar por ellos, enterrar sus cuerpos o mantener la memoria de los que nunca aparecerán. Es el momento de reclamar, una y mil veces, algo más de sensibilidad, de humanidad hacia los muertos, que de alguna manera suavice la falta de solidaridad y de justicia con los vivos.

Tienen nombres y personas que los conocen

PARTE 3
4.404 personas murieron o desaparecieron intentando llegar a España en 2021. 4.016 huyendo hacia Canaria, 388 en las aguas frente a nosotros en esta parte del mediterráneo. De hecho, se rescataron 1.239 cuerpos, 1.239 personas ahogadas, 1.239 muertos; el resto son las personas a las que vieron morir sus compañeros de travesía, o buscaron los familiares, llamando insistentemente a organizaciones como las que hoy nos reunimos aquí.

Son 12 personas muertas o desaparecidas cada día. Las cifras quizá ya nos dejen insensibles, pero podemos pensarlo un poco. Cuando me reúno con amigos para ver un partido de futbol, cuando termina y celebramos la victoria, otra persona ha muerto intentando escapar de la miseria; cuando voy con mi familia al cine, cuando termina la película, otra persona ha desaparecido intentando buscar un camino para escapar de la injusticia; cuando doy un paseo con mis hijos frente al mar, a las dos horas, cada dos horas, otra persona ha desaparecido, quizá en ese mismo mar.

Las personas desaparecen en esa enorme fosa común en que han convertido nuestros mares y océanos. Nuestra economía, nuestra sociedad, nuestra política, nuestra cultura centrada en el beneficio y no en la persona se han convertido en fosas comunes que solo en un año y en esta parte del mundo que llamamos civilizado han sepultado 4.404 personas, 4.404 ilusiones, 4.404 vidas, 4.404 familias… 4.404 hombres, mujeres, niños, que solo buscaban mejorar su vida y encontraron la muerte.

Hemos leido la poesia de Pilar del Rio MI HIJO MUERE CADA TARDE EN EL MAR

PARTE 4
Por todas estas personas guardamos un minuto de silencio… Y juntos proclamamos nuestra denuncia y reivindicación:
– Mostramos nuestra más absoluta indignación por la continua repetición de esta injusticia que supone tantas muertes para llegar a Europa.
– Exigimos que se tomen medidas concretas y urgentes para evitar que se vuelva a repetir esta vergüenza, y garantizar la seguridad de las personas que se ven obligadas a migrar.
– Exigimos que los distintos gobiernos abran vías seguras de migración para las personas que se ven forzadas a dejar sus casas y familias por causa de las guerras, el hambre y las injusticias.
​- Exigimos que se hagan todos los esfuerzos necesarios para respetar la memoria de las víctimas, para identificarlas y comunicar la desgracia a sus familiares.
– Nuestra sociedad pierde sus valores fundamentales si no reacciona de forma más humana y nuestras administraciones no pueden parecer, ni aparecer, como insensibles a esta dramática situación.

NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA

LA SENSIBILIDAD SOCIAL GENERA ALEGRÍA

A veces son pequeños gestos los que hacen que nos sintamos bien, frente a todas las situaciones tensas que vivimos. Gestos de personas solidarias y sensibles que nos dejan una sonrisa en la boca y en el corazón. Hoy os vamos a contar algunos de los que hemos vivido en Almería Acoge esta navidad.

Por un lado, en su viaje de vuelta a Oriente, el Rey Melchor ha hecho una parada en nuestra sede, repartiendo ilusión y alegría a las familias con las que llevamos tiempo trabajando, familias con escasos recursos que viven muy justos, y no pueden darle grandes cosas materiales a sus hijos e hijas.

Esto ha sido posible gracias a la iniciativa “Árbol de los sueños” de la Fundación la Caixa y a la donación de juguetes del colegio Madre de la Luz,  que han logrado que la magia se extienda a estas familias y a jóvenes extutelados, que en estas fechas se sienten bastante solos. Muchos de ellos querían un peluche, un amigo aunque fuera de trapo que les pueda ayudar a echar raices entre nosotros y conocerse más a si mismos y a su realidad.

Otro gesto precioso ha sido la entrega de roscón de reyes entre jóvenes inmigrantes del barrio, para llevarles también alegría, y compartir una costumbre nuestra que puede ser bonita para todos.

Peque´ños gestos, grandes logros. Pidamosle al año nuevo que nos contagiemos de esa sensibilidad social que muchas personas tienen.

LA ILUSIÓN VUELVE A ALMERÍA

Desde el 2004, de forma casi interrumpida, el año pasado no se organizó cabalgata por la pandemia, Almería Acoge ha colaborado con el Ayuntamiento de Almería en la organización de la cabalgata de reyes para acercar la ilusión a todas las personas, especialmente a los más pequeños en estas fechas tan entrañables. Concretamente nos encargamos de organizar las secciones de pajes que acompañan a los Reyes Magos dentro del desfile que realizan por las calles de nuestra ciudad.

La vuelta a la cabalgata ha supuesto un gran reto por la situación sanitaria en la que nos encontramos y todo lo que organizativamente ha supuesto. A pesar de eso, gracias al esfuerzo de nuestros voluntarios y voluntarias y a las personas que han colaborado con nosotros se ha podido realizar.

Dentro de las personas que han formado parte de las secciones queremos destacar la participación de chavales de las casas de extutelados que llevamos junto con la Federación Andalucía Acoge que les supone un paso más para conocer y participar en costumbres de la ciudad. Y, por uspuesto, destacar el esfuerzo por localizar pajes, darles la formación correspondiente, estar atentos durante la cabalgata y, al finalizar darle el merecido picnic, que han realizado los y las voluntarias de Almería Acoge.

previous arrow
next arrow
Slider

CONOCER EL ENTORNO

Dentro de las clases de lengua y cultura uno de nuestros objetivos es generar un mayor sentimiento de ciudadano, en este caso de Almería. Para esto creemos que es importante realizar actividades donde conocer el entorno y la historia. Cuando llegan jóvenes a nuestras casas nos gusta enseñarles la que va a ser su nueva ciudad, su nuevo espacio donde vivir, y mostrarles la historia y los hitos más importantes.

Estas actividades son muy importantes ya que ayudan a situarse y comprender un poco la idiosincrasia de la ciudad. Dentro de este conocimiento nos gusta llevarlos también a museos y espacios importantes de la ciudad.

Lo último que hemos visitado ha sido el Centro de Interpretación Patrimonial de la ciudad de Almería. Allí aprendimos sobre la historia de Almería desde su fundación en época musulmana hasta la edad contemporánea. Para fomentar la atención a la visita y hacerla más interactiva se imprimieron tarjetas, cada una con dos preguntas sobre la visita y diferentes entre sí, se repartieron a los chicos antes de entrar y se leyeron en alto, traduciendo al francés aquellas preguntas que no se entendían en castellano. Durante la visita buscaron las respuestas a las preguntas y se pusieron en común al finalizar.