Archivo de etiquetas medina tetuan

VIAJE SOLIDARIO: MI VISITA A TETUÁN

Este año me animé a ir a Marruecos. Sabía que Almería Acoge realiza viajes turístico-solidarios casi cada año, durante esos días libres que nos deja la celebración del Día de Andalucía También conozco a personas que trabajan en la Asociación, así que me apunté para conocer Tetuán y descubrir qué significa ese término: “turístico-solidario” Mi participación surgió de la mejor forma posible: entre cervezas con amigos entrañables, solidarios e implicados en la tarea de que el mundo sea un lugar para todas, y todos. He de reconocer que cuando me enteré de que había un día en el que conocíamos el proyecto que la Asociación desarrolla con jóvenes de la Medina me asaltó una duda ¿Y si, al final de todo, resulta que este no era mi viaje? Pero esperé, y ahora me alegro de ello.

La primera mañana allí resultó algo único, no solo por descubrir un sitio bonito, extranjero y con una identidad propia muy marcada. Sino también por el encuentro con los jóvenes con los que trabaja la Asociación, que resultaron ser cálidos en su acogida, muy simpáticos a pesar de su timidez, y generosos. De hecho, tras un juego de presentación y un cous-cous de pollo riquísimo, nos acompañaron por la tarde en nuestro primer paseo por la Medina, organizado como un juego de pistas, y generando una complicidad que rescatamos con cada encuentro a partir de entonces.

El segundo día conocimos el pasado romano de Marruecos visitando las ruinas de Lixus; su relación con Portugal, que se refleja en los restos de la fortaleza de Larache, y su presente mas inmediato como enclave turístico en Asiláh, un pueblo tranquilo en la costa atlántica.

Al día siguiente optamos por algo diferente; subimos a la montaña buscando el Morabito de Muley Abdessalam Ibn Machich, un lugar de oración en la cima de una montaña. De regreso a la carretera que nos llevaría a Chefchaouen vimos una comunidad de monos muy numerosa. Tuvimos la suerte de que la carretera estaba muy tranquila, y pudimos bajar del bus y hacer fotos hasta que decidimos que era hora de seguir nuestro camino. Chefchaouen es un pueblo precioso en la ladera de una montaña escarpada. Sus casas azules son uno de los referentes turísticos de todo Marruecos, y al pasear por sus calles entendí por qué. Ya de regreso a Tetuán visitamos a un amigo que tiene una tienda al borde de la carretera, nos invitó a té, nos enseñó el nuevo horno en el que cuece parte de los que vende en su comercio, y nos asesoró en las compras que hicimos.

Nuestro último día antes de regresar lo dedicamos a Tetuán. Por la mañana tuvimos ocasión de despedirnos de los jóvenes que habíamos conocido; también paseamos, nos reencontramos con amistades forjadas a lo largo de tantas visitas a la ciudad, y compramos. Por la tarde hubo un encuentro con una asociación de mujeres de la Medina. Fue un rato especial, de nuevo pudimos comprobar que son personas hospitalarias, cálidas en su acogida, y nos recibieron con mucha generosidad y alegría. Después de ese encuentro, dejamos el resto de la tarde reservado para la comunidad franciscana que había acogido a parte de nuestro grupo.

Hasta ahí, un viaje estupendo, bien organizado, con un presupuesto ajustado en el que en ningún momento escaseó la comida, horarios rigurosos, siempre bien acompañados por amigos locales, con buen tiempo y mejor compañía.

Pero si tengo que elegir algo que destacar de esta experiencia, me quedo con las personas: por una parte las que hemos formado este grupo de turistas solidarios, que hemos sido capaces de generar un grupo cohesionado; pero sobre todo por las personas que están allí, trabajando cada día, ayudándose entre ellas para hacer realidad sus sueños. Gracias a quienes desde aquí, a través de Almería Acoge, me han brindado una oportunidad única de conocer una realidad tan distinta a la mía. Al compartir su trabajo con nosotros nos abren los ojos del corazón para entender un poquito el por qué de la existencia de la Asociación. Espero que sigan organizando estos viajes, y ya estoy deseando volver a Tetuán con ellos.

Aurora BC

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, CONSTRUYENDO JUNTAS PUERTAS NARANJAS Y VIOLETAS

Pero dibujé una puerta violeta en la pared
Y al entrar me liberé
Como se despliega la vela de un barco
Desperté en un prado verde muy lejos de aquí
Corrí, grité, reí
Sé lo que no quiero
Ahora estoy a salvo
Rozalén (Puerta violeta)

Muchas mujeres necesitan pintar una puerta violeta en las paredes de sus vidas, que las lleve a un prado nuevo, en Marruecos hemos estado compartiendo una tarde con la Asociación Esperanza Femenina de Tetúan, la música principal que nos ha acompañado en la dinámica de trabajo ha sido esta canción de Rozalén, la puerta violeta, pero lo primero era crear un espacio intercultural donde todas nos sintiéramos representadas, en Marruecos el color que representa a las mujeres es el naranja y aquí es el violeta, por
eso necesitábamos pintar puertas en las que nos reconociéramos ambas, para ello hemos construido juntas un cuadro maravilloso utilizando ambos colores y expresando a la vez cada una, cuál es su sueño, su necesidad, el prado verde al que quiere que le de paso la puerta: tranquilidad, alegría, felicidad, salud, independencia, ver salir adelante a sus hijos, poder ayudar a otras, sin habladurías a su alrededor, aprender a leer y escribir…

El cuadro nos ha enseñado que cuando hacemos algo juntas, algo colectivo, nos sentimos apoyadas, nos da fuerzas para avanzar y salen cosas hermosas. En este día Internacional de la Mujer, queremos recordarlas a ellas, recordar su coraje y su esfuerzo por no hundirse a pesar de las circunstancias adversas que viven en su día a día.

Queremos seguir con ellas y con otras mujeres con las que trabajamos aquí, pintando puertas naranjas y violetas que nos lleven a prados verdes donde correr y reír y sentirnos apoyadas y construyendo juntas un mundo más humano.

Queremos seguir diciendo con Gioconda Belli:

…he comprendido
la importancia que tiene mi existencia,
la importancia que tiene tu existencia, la de todas,
la vitalidad de mi mano
unida a otras manos,
de mi canto
unido a otros cantos.

AVANZAMOS EN EL PROYECTO DE TETUÁN

Un nuevo viaje y un gran avance en nuestro proyecto de codesarrollo en Tetuán.

Aunque la realización de estos viajes supone un gran esfuerzo, un reto de organización, de preparación de contenidos, e incluso, por qué no decirlo, de búsqueda de recursos económicos tanto para las personas que van como para la propia asociación, este despliegue está dando resultados y estamos retomando a marchas forzadas el proyecto.

Es cierto que una parte muy importante y que nos anima mucho a continuar y acelerar el proceso al máximo, es la respuesta que encontramos allí. Con las personas que estamos hablando hay muchas ganas de volver a retomar el trabajo que dejamos antes y muchas ideas para empezar nuevos proyectos y, sobre todo, mucha ilusión por mantener los lazos de unión y trabajo.

Entre las actuaciones que se hicieron, estuvimos trabajando la posibilidad de colaborar con la Asociación Mendri para el Desarrollo. La línea de trabajo nos parece muy interesante y buscaremos seguir intercambiando experiencias y posibles proyectos compartidos.

También contactamos con el ayuntamiento de Tetuán para informarles de nuestras ideas y de nuestros proyectos. La acogida fue muy buena y pensamos que hay posibilidad de colaborar en un futuro cercano.

Otro de los puntos centrales de la “vuelta” fue retomar el trabajo con jóvenes ya que son el presente y futuro de nuestra acción. Con dinámicas entretenidas fuimos tomando contacto y conociéndonos un poco. Quedamos en comenzar una formación con ellos en los siguientes viajes.

También estamos retomando el trabajo sobre el tema de migraciones. Se nos abre un gran campo de actuación tanto con personas que están pensando en seguir o iniciar un proceso migratorio hacia Europa, como  con las personas que intervienen en Tetuán ellas, y que nos han pedido apoyo y formación. Ambos aspectos nos parecen fundamentales en la propia opción de trabajo de Almería Acoge.