FINALIZA LA ESCUELA DE VERANO

FINALIZA LA ESCUELA DE VERANO

Con la llegada del final del verano y la Feria de Almería, la Escuela de Verano que venimos desarrollando en el CEIP Los Millares llega a su fin. Un año más nuestros monitores y monitaras junto con algunos voluntarios han conseguido que los más jóvenes y peques del barrio de la Fuentecica y de El Quemadaro estén atendidos durante los meses estivales.

Nuestro esfuerzo se basa, fundamentalmente, en el trabajo en valores. Valores que van desde saber estar con más gente en un entorno, comer de forma adecuada, la higiene personal, el valor del estudio y del trabajo hasta valores como es la solidaridad, el cuidado del medio ambiente y del propio entorno.

Se han hecho muchas actividades a lo largo del periodo de trabajo, sobre todo juegos participativos, de los que ya informamos en su momento. Hoy, en la despedida, queremos comentar dos actividades muy importantes para la Escuela: una salida a la Alcanzaba y la fiesta de fin de curso.

La salida a la Alcazaba siempre es compleja, porque algunos de nuestros chicos no están acostumbrados a salir del barrio, por eso es importante el que sepan comportarse fuera de su entorno más cercano. Además les permite conocer la historia de Almería y cómo desde siempre ha sido un crisol de culturas que han convivido a lo largo de muchos siglos.

La fiesta fin de curso es quizás el acto más importante. A esta fiesta están invitados los padres y madres de los chicos y presencian las actividades que han preparado para sus padres. Durante unos días en la escuela se preparan distintas actuaciones en las que se resalta todo lo  que se ha ido trabajando en el verano. Lógicamente a todos les hace mucha ilusión que sus padres y madres vean el resultado de su esfuerzo, por eso es un día muy importante.

Un año más queremos resaltar la importancia de estos espacios, no sólo por la garantía alimentaria, sino también porque se trabajan otros valores que resultan muy importantes para el desarrollo de los niños y jóvenes que vienen.

VOLUNTARIADO EN TETUÁN

El proyecto de codesarrollo que estamos desarrollando en Tetuán, nos está permitiendo conocer a mucha gente y estar implicados en muchas situaciones muy interesantes que nos van abriendo nuevos caminos dentro del trabajo que allí estamos realizando.

A lo largo del año, en los distintos viajes que hacemos a Tetuán, los y las jóvenes que están en el proyecto que desarrollamos nos han venido demandando clases de español. Les parece que es algo interesante y que les puede servir en el futuro. Si embargo, en el tiempo que nosotros estamos allí es imposible poder cubrir esta demanda, ya que hay mucho trabajo y formaciones básicas sobre el lo que se va a realizar allí y pocos días, así que la demanda la hemos ido posponiendo sin olvidarla.

Por fin, este verano hemos sido capaces de darles una respuesta gracias a las vacaciones solidarias que se ha planteado Blanca. Ella va a pasar unos días en Tetuán y nos comentó si había algún tipo de actividad que pudiera hacer. Le planteamos el tema de las clases de español intensivo para un grupo de personas ligadas a nuestro proyecto y estuvo encantada. Así que durante el mes de Agosto están teniendo un curso intensivo de español muy dinámico y aplicado los jóvenes ligados al proyecto.

Queremos agradecer enormemente la labor de Blanca y su solidaridad. Esto nos empuja además a plantearnos nuevos campos de trabajo como decíamos al principio. Más personas nos han preguntado sobre la posibilidad de dedicar parte de sus vacaciones a nuestro proyeto, se las plantean como vacaciones solidarias ayudando a los demás. Gracias a Blanca le hemos dado un buen empujón a este proyecto que ya está muy consolidado.

DIGNIDAD Y CONVIVENCIA EN LA FUENTECICA

Nuestro trabajo en barrios consiste en detectar necesidades en los barrios en los que trabajamos y en generar las sinergias necesarias para que sean los propios vecinos y vecinas de estos barrios los que se impliquen en la solución de los problemas. No tiene sentido que lleguemos desde fuera a decirles cuales son sus problemas y que tienen que hacer.

En este sentido en estos días de Agosto se ha desarrollado una intervención de las que nos sentimos muy orgullosos ya que implica poner de acuerdo a mucha gente. En concreto tras mucho tiempo de trabajo en unos edificios, se planteó por parte de los vecinos la situación de abandono en la que estaban las partes comunes de las viviendas, el deterioro que sufrían y que esto cada vez iba a más. A partir de ahí, intentando ayudar a que se pusieran de acuerdo, finalmente se llegó a la necesidad de que todos los vecinos se implicaran en darle una limpieza y un arreglo, cosa que se ha conseguido. Los vecinos han colaborado entre ellos para la mejora y se ha conseguido además crear conciencia del respeto a las zonas comunes como una parte más de la vivienda. La experiencia ha sido muy enriquecedora para todos y nos hace seguir creyendo que si se pudiera intervenir más en los barrios se podrían dignificar mucho más.

ACTIVIDADES EN NIJAR

Durante el verano hay dispositivos que tienen especial importancia y que es imprescindible mantener por lo que significa para los usuarios y las usuarias.

Dentro de estos dispositivos destacan los de Nijar, especialmente el centro de día. Con los días de calor que estamos pasando se multiplica la necesidad del uso de duchas y lavadoras para gente que está viviendo en infravivienda y que no tienen acceso a estos servicios. Durante los tiempos de espera para el turno de la lavadora o las duchas tratamos de generar un buen clima entre los usuarios, intentamos crear redes de ayuda y detectar situaciones problemáticas que se puedan dar.

Por otro lado, puesto que en estas fechas el trabajo en los invernaderos y el campo en general está bastante parado, trabajamos también en el esfuerzo por la integración. Estamos impartiendo cursos este verano. Hacemos especial hincapié en los más jóvenes para que traten de organizar su vida y plantearse su futuro.

La realidad no nos da tregua, pero estamos bastante contento de poder colaborar a mejorar las relaciones entre las personas y la dignidad y la autoestima, que al fin y al cabo es lo que dará estabilidad y normalidad a la migración.

ACTIVIDADES DE VERANO EN LA FUENTECICA

Durante este verano, además de las actividades que se siguen realizando en el mismo barrio, nos hemos planteado dar una alternativa a los más jóvenes especialmente. Hemos querido que no estén sólo con el móvil o los juegos de ordenador o la tele, queremos plantearles que se puede hacer algo más.

Por esto estamos trabajando con los adolescentes del barrio Fuentecica-Quemadero una alternativa de ocio y tiempo libre saludables. Estamos haciendo actividades que nos han pedido, especialmente deportivas, aunque también nos plantean otros juegos. Las actividades van calando cada vez más en los chicos del barrio, empezamos con muy poquitos y cada vez son más los que se apuntan.

También hemos estado en la fiesta de fin de curso de la Guardería que lleva La Liga para la Educación en el barrio. Ha sido un espacio de encuentro entre madres y padres del barrio donde se han hecho actuaciones y distintas actividades y en el que hemos participado colaborando con ellos al igual que hacemos a lo largo de todo el curso.

CONCENTRACIÓN POR UNA NUEVA MUERTE EN EL ESTRECHO

Unas 60 personas, nos hemos dado cita, desgraciadamente, una tarde más, tras la muerte de una mujer en las tres pateras que llegaron al puerto de Almería, el pasado 17 de Julio. A pesar de los rigores del verano y de las vacaciones nos hemos vuelto a reunir para no dejar en silencio ni en el olvido, ninguna muerte que ocurre en nuestras costas para llegar a un mundo mejor que el suyo.

Como en otras ocasiones, hemos empezado con la lectura del comunicado que luego pondremos, hemos leído la poesía de Pilar del Rio y un joven músico almeriense , Dario Rodríguez, ha interpretado al violín el Cant Dels Ocells de Pau Casals y se ha terminado con la lectura de todos los asistentes de nuestras denuncias y reivindicaciones. Cada vez se adhieren al acto más jóvenes subsaharianos recién llegados en pateras.

NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA POR UN MEDITERRANEO SOLIDARIO

El pasado 17 de Julio se produjo otra nueva tragedia en el mar. Una mujer fue rescatada ya muerta, eran de origen subsahariano, 56 eran mujeres, tres menores, un bebé y el cuerpo sin vida de una mujer. Otra persona más, otra mujer más muerta, otra persona mas sin nombre, sin edad, sin país de origen. La noticia es muy escueta, reproducida en pocos medios, difícil de encontrar, si detalla los distintos medios utilizados en su búsqueda, en su rescate loable y de agradecer dichos esfuerzos. Sin embargo, nadie profundiza mas allá de lo evidente, el numero, el sexo y cuanto menores llegaron.
La mujer fallecida, se llamaba FATUMATA, tenia 26 años y era de Gambia, de un pueblo pequeño llamado Choya, de apenas 190 personas. Prácticamente todos sus habitantes forman parte de una misma familia. En la misma casa vivían ella, sus padres y sus tres hijos, su marido murió con 25 años de una enfermedad que no pudo curar. Desde su pueblo hasta las costa de Marruecos, recorrió casi 3500 km, atravesando parte de Senegal, Mauritania, El Sahara y todo Marruecos. Mas de tres meses desde que le dio el ultimo beso a su madre e hijos, los abrazó prometiendoles que pronto estarían con ella en España. Salió con el poco dinero que pudieron reunir entre los familiares mas cercanos, después en cada país tuvo que buscar cualquier trabajo para poder pagarse los transportes mas insólitos, atestados de personas e incluso con animales. Por fin, 98 días después lograba llegar a las costas de Marruecos, hasta un lugar entre Nador y Melilla, había conseguido los 1300 euros que le cobraban para subir en la patera. Esa noche anterior a su partida, lloraba pensando en sus hijos, en sus padres y también feliz porque había conseguido llegar hasta allí y mañana estaría en Europa. Eso contó después una de sus compañeras de viaje. Recién amanecido el día 16 de Julio subieron a la patera 73 ocupantes, de ellas 24 mujeres. Estuvieron casi 40 horas a la deriva, a pleno sol, sin apenas comida ni agua, Fatumata, empezó a sentirse mal, a vomitar, y acabo falleciendo apenas tres horas antes de su rescate. Sus compañeras, una de su propio pueblo, guardaron su cuerpo en la embarcación hasta que fueron rescatadas y llevadas hasta el puerto de Almeria.

Esta podría ser la historia de esta última mujer que llegó muerta a nuestra costa, pero no lo es, podría serlo, pero no la conocemos, nadie se ocupo de saber quién es, de donde venia, como vivía, nadie fue mas allá de decir que llegó muerta. No sabemos si ha sido enterrada en nuestra tierra o fue retornado su cadáver a su país, nos sabemos si sus padres, sus hermanos, saben que falleció, que no llego viva a su meta. Solo sabemos que el día 17 de julio llego a Almería una mujer subsahariana muerta en una patera. Muchos no comprenden, que hay personas de determinados países y de una condición social, llamada pobre, a los que se les pone fronteras, alambradas y murallas, mientras otras pueden viajar en avión y con pasaporte y permiso en regla solo por tener una buena posición social. Evitemos con ello, mas muertes de personas, de mujeres, como nuestra supuesta Fatumata de nuestra historia a la que le hemos intentado poner cara. Basta YA.

Para mostrar nuestra repulsa y nuestra solidaridad, una vez más recurrimos a la poesía de Pilar del Rio.

“Mi hijo muere cada tarde en el mar.
Mi hijo tiene 18 años, y 26 y 32,
tiene todas las edades en las que hay fuerza, pasión y deseos.
Mi hijo sabe que la felicidad no consiste en tener cosas,
pero sabe que hay cosas imprescindibles.
Por eso no pospone su derecho a vivir, a habitar una casa humana,
a compartir con otros que siempre son sus semejantes su historia, su tristeza y sus sueños.
Mi hijo aprendió a aprender. Mi hijo estudió, mi hijo trabajó en todos los oficios.
Mi hijo se respeta a sí mismo, respeta a su tierra, ama y es amado.
Mi hijo no nació para morir en el mar, ningún Dios lo castigó,
ninguna maldición lo obliga a ser esclavo.
A mi hijo lo mata cada tarde una forma de entender el mundo,
una manera criminal de gobernar en la que el ser humano no es lo prioritario,
porque el hombre todavía no cotiza en bolsa,
porque los expoliados y olvidados no llenan los bolsillos
de los mil veces malditos que condenan a muerte a mi hijo
y luego besan con reverencia la moneda donde invocan a un Dios.
Con esa moneda que invoca a Dios y con otras en que aparecen patrias,
los hombres que matan a mi hijo han comprado todas las perversiones
y han cometido todas las ignominias.
Mi hijo es negro, es indio, es blanco, es pobre.
El mundo es suyo, no lo parí en Marte, no nació con un destino animal porque nació humano.
Mi hijo, cuando muere cada tarde,
seguirá viniendo a esta costa de Europa y del mundo con su mirada valiente y abierta.
Mi hijo no se rinde, necesita hacernos comprender que sin él no estamos todos.
Mi hijo, cuando muere, nos deja empequeñecidos,
y él no quiere que su muerte haga desaparecer de la tierra
las palabras más hermosas y los conceptos que nos dignifican.
Mi hijo no puede seguir muriendo porque con él está muriendo nuestra civilización”.

Guardamos un minuto de silencio …………. Y juntos proclamamos nuestra denuncia y reivindicación
Mostramos nuestra más absoluta indignación por la continua repetición de esta injusticia que supone tantas muertes para llegar a Europa.
Exigimos que se tomen medidas concretas y urgentes para evitar que se vuelva a repetir esta vergüenza, y garantizar la seguridad de las personas que se ven obligadas a migrar.
Exigimos que los distintos gobiernos abran vías seguras de migración para las personas que se ven forzadas a dejar sus casas y familias por causa de las guerras, el hambre y las injusticias.
Exigimos que se hagan todos los esfuerzos necesarios para respetar la memoria de las víctimas, para identificarlas y comunicar la desgracia a sus familiares.
Nuestra sociedad pierde sus valores fundamentales si no reacciona de forma más humana y nuestras administraciones no pueden parecer, ni aparecer, como insensibles a esta dramática situación.

No más muertes para llegar a Europa. Por un Mediterráneo solidario.

ESCUELA DE VERANO 2019

Un año más la Asociación Almería Acoge se encarga de gestionar la escuela de verano en el Barrio de la Fuentecica-Quemadero. Esta vez la hacemos en el CEIP Los Millares donde agradecemos a la directiva la buena acogida a pesar de los inconvenientes que pueda tener.

En la Escuela de Verano de Almería Acoge, además de la garantía alimentaria para los niños y niñas que vienen, tratamos de formarlos en valores y que el espacio educativo se convierta también en un espacio divertido.

Empezamos con un buen desayuno para tomar fuerzas y energía para el resto de la mañana. Luego tenemos actividades variadas que pueden ir desde juegos de agua, películas, juegos de grupo, etc, donde se trabajan los valores desde un punto de vista dinámico y cercano a los niños y niñas. Valores como la educación, el respeto a los demás, el saber estar en grupo, la higiene personal, etc.

A media mañana solemos tener un espacio para juegos deportivos o bailes. Se finaliza la mañana con una comida donde también se educa a los participantes en la forma de comer, lo que se debe comer, la higiene, etc.

Tenemos que darle las gracias a los voluntarios de la SAFA que estuvieron una semana y a todas las personas que vienen a echar una mano de forma desinteresada durante este periodo y por supuesto a los trabajadores y trabajadoras que se desviven por los peques y que tratan de mantenerlos animados y contentos a la vez que se están formando.

Os animamos a los que estéis interesados a que os paséis y veáis nuestra forma de trabajar con los niños y niñas, seguro que os lo pasáis muy bien.

 

VOLUNTARIADO EN NIJAR SAFA Y CLASES DE ESPAÑOL

En estos días en Nijar hemos tenido mucha movida de voluntariado, por un lado un grupo de voluntarios y voluntarias del campo de trabajo de la SAFA que se hace en Almería, han querido conocer y colaborar durante unos días con nuestra asociación. Por otro el fin de las clases de lengua española.

Al voluntariado de la SAFA durante 4 días les hemos presentado la asociación, cuáles son nuestros objetivos y nuestra forma de trabajar, hemos conocido porque ellos y ellas quieren participar como voluntarios, han conocido todos nuestros dispositivos de la zona de Nijar y cómo es el trabajo.

Lo más duro para ellos ha sido conocer los invernaderos que, aunque ahora están parados, siempre hay acitividades que hacer, ahora sobre todo de limpieza. Han conocido a los chicos que están en el programa ÍTACA y cuáles han sido sus historias de migración, juntos han trabajado en el invernadero. También nos han ayudado a organizar y arreglar nuestros almacenes y conocer el proyecto que queremos relanzar del economato.

previous arrow
next arrow
Slider

Por otro lado hemos tenido el fin de las clases de español, con una fiesta en la que se hizo entrega de los diplomas a cada una de las personas que han estado acudiendo a las clases. Han sido chicos y chicas de la zona para los que el conocer nuestro idioma y, sobre todo, saber cómo moverse entre nuestras costumbres. El final con una fiesta siempre resulta muy relajante y permita tratar otros temas.

 

 

ASAMBLEA Y ENCUENTRO DE LA ASOCIACIÓN

En estos días de Junio, como todos los años, hemos tenido una de nuestras asambleas generales. En la Asamblea hemos tratado diferentes temas muy importantes para la marcha de la asociación.

Por un lado se ha presentado y aprobado por unanimidad la memoria económica y de actividades del año 2018. En unos días estará en la página web para todas las personas que quieran conocer más de cerca nuestro trabajo y en qué gastamos el dineero. Llevamos muchos años haciendo publicas ambas memorias, estamos orgullosos del trabajo que hacemos y nos gusta que la gente lo conozca.

Por otro lado hemos hablado de los distintos programas que están en marcha tanto en Almería capital como en Nijar y actividades a lo largo de la provincia. Dentro de este apartado destacamos la labor y el trabajo que se está haciendo en Tetuán. Es un proyecto consolidado con fondos propios y en el que ponemos nuestros saber y esfuerzo para dar alternativa a migraciones forzadas.

Otro de los temas destacados ha sido el análisis de la situación socio-política en la que vivimos y la necesidad de hacer una campaña informativa para que todos y todas las almerienses nos demos cuenta de que el inmigrante no es el enemigo ni viene a perjudicarnos, los enemigos serán los que hacen que se generen bolsas de pobreza y exclusión. El lema de nuestra campaña será «ALGUIEN COMO TÚ»

Algun@s llegaron tarde y no salieron en la foto, pero a la comida si llegaron

Además de la Asamblea y, como también es tradición, hemos compartido una comida entre todos los que formamos la asociación, los soci@s, voluntari@s, trabajador@s, simpatizantes y amig@s en general. Un rato agradable donde compartir comida, un éxito el cous-cous y sobre todo el arroz que nos traen los compañeros subsaharianos, sobre todo por el pique. También compartimos experiencias, nos permite relajarnos un poco de trabajo cotidiano y compartir que somos muchas las personas que tenemos unas ideas parecidas y la misma forma de trabajar con los colectivos vulnerables.

¡22 muertos por la injusticia!

Concentración en Almería, 25 de junio de 2019

Con una viñeta de Miguel Arranz golpeando el corazón y la cabeza y un escrito de Pedro Manuel de la Cruz, nos hemos vuelto a reunir para denunciar las continuas muertes en el estrecho

De nuevo la denuncia de la injusticia y la sinrazón, la defensa de la dignidad de las personas, también de nuestra propia dignidad; de nuevo la protesta ante la vergüenza reiterada de las muertes repetidas de las personas que intentan salvar su vida, nos concentra para gritar con la fuerza de la palabra y del silencio BASTA YA. Hoy recogemos el escrito de Pedro Manuel de la Cruz, el director de La Voz de Almería, el pasado jueves ante la muerte de otras 22 personas ante nuestras costas, y añadimos a nuestros símbolos habituales la viñeta que Arranz publicó ese mismo día haciendo evidente la desesperación y la muerte que inundan el Mediterráneo.

“La muerte de 22 inmigrantes en el Mar de Alborán sobresalta la redacción de LA VOZ; como otras veces, como otras tragedias, como siempre pasa, como nunca debería ocurrir. Veintidós muertes matizadas intencionadamente bajo el manto más soportable para la conciencia con la calificación oficial de “desaparecidos”. Todos saben, sabemos por experiencia, que en el mar la esperanza de encontrar al desaparecido es un mero ejercicio retórico. Nadie ha regresado nunca del fondo del mar, solo las mareas arrojan algunos cuerpos a la playa para romper la monotonía de quien contempla la permanente llegada de las olas con la misma indiferencia con que asiste al continuo oleaje de la tragedia.

Nadie derramará una lágrima, ningún informativo abrirá portada por quienes nunca podrán ya reencontrarse con el abrazo con el que fueron despedidos en una perdida aldea de África. Ninguna campana doblará por ellos, no habrá programas especiales de televisión. Nadie se acuerda de ellos cuando han muerto porque nadie se acordó de ellos cuando estaban vivos. Pasarán meses, quizá años, a lo peor toda la vida, sin que aquellos que los despidieron en un amanecer de esperanza y miedo sean conscientes de que aquel beso fue el último, de que aquella mirada fue la última, de que el espanto por la muerte presentida fue el último sentimiento con que miraron a la vida.

El mar de Alborán guarda para la eternidad 22 paisajes irrepetibles. Pero lo que también espanta de este espanto es pensar los telediarios que habrían abierto, los minutos de televisión que habrían ocupado, los sentimientos que se hubieran despertado si, en vez de ser veintidós almas desesperadas en busca de futuro a bordo de una patera homicida, hubiesen sido veintidós turistas disfrutando del presente en el solárium acomodado de la proa de un yate a solo 90 millas de la costa almeriense. Noventa millas, tan cerca y tan lejos como la distancia emocional con que contemplamos la intencionadamente matizada “desaparición” de 22 inmigrantes ateridos por la gelidez del pánico, de la muerte de un veraneante, uno solo, a bordo de una lancha motora en una tarde de vino y rosas.

Que la obscena insensibilidad no haga olvidar ni las anteriores ni esta nueva ola de muertes en el mar. Yo no lo haré. Quizá porque nunca olvido que soy hijo y nieto de emigrantes”.

Una vez más recurrimos a la poesía de Pilar del Rio, Mi hijo muere cada tarde en el mar…

“Mi hijo muere cada tarde en el mar.
Mi hijo tiene 18 años, y 26 y 32,
tiene todas las edades en las que hay fuerza, pasión y deseos.
Mi hijo sabe que la felicidad no consiste en tener cosas,
pero sabe que hay cosas imprescindibles.
Por eso no pospone su derecho a vivir, a habitar una casa humana,
a compartir con otros que siempre son sus semejantes
su historia, su tristeza y sus sueños.
Mi hijo aprendió a aprender.
Mi hijo estudió, mi hijo trabajó en todos los oficios.
Mi hijo se respeta a sí mismo, respeta a su tierra, ama y es amado.
Mi hijo no nació para morir en el mar, ningún Dios lo castigó,
ninguna maldición lo obliga a ser esclavo.
A mi hijo lo mata cada tarde una forma de entender el mundo,
una manera criminal de gobernar en la que el ser humano no es lo prioritario,
porque el hombre todavía no cotiza en bolsa,
porque los expoliados y olvidados no llenan los bolsillos
de los mil veces malditos que condenan a muerte a mi hijo
y luego besan con reverencia la moneda donde invocan a un Dios.
Con esa moneda que invoca a Dios y con otras en que aparecen patrias,
los hombres que matan a mi hijo han comprado todas las perversiones
y han cometido todas las ignominias.
Mi hijo es negro, es indio, es blanco, es pobre.
El mundo es suyo, no lo parí en Marte,
no nació con un destino animal porque nació humano.
Mi hijo, cuando muere cada tarde,
seguirá viniendo a esta costa de Europa y del mundo con su mirada valiente y abierta.
Mi hijo no se rinde,
necesita hacernos comprender que sin él no estamos todos.
Mi hijo, cuando muere, nos deja empequeñecidos,
y él no quiere que su muerte
haga desaparecer de la tierra las palabras más hermosas
y los conceptos que nos dignifican.
Mi hijo no puede seguir muriendo
porque con él está muriendo nuestra civilización”.

Guardamos un minuto de silencio… Y juntos proclamamos nuestra denuncia y reivindicación

– Mostramos nuestra más absoluta indignación por la continua repetición de esta injusticia que supone tantas muertes para llegar a Europa.
– Exigimos que se tomen medidas concretas y urgentes para evitar que se vuelva a repetir esta vergüenza, y garantizar la seguridad de las personas que se ven obligadas a migrar.
– Exigimos que los distintos gobiernos abran vías seguras de migración para las personas que se ven forzadas a dejar sus casas y familias por causa de las guerras, el hambre y las injusticias.
– Exigimos que se hagan todos los esfuerzos necesarios para respetar la memoria de las víctimas, para identificarlas y comunicar la desgracia a sus familiares.
– Nuestra sociedad pierde sus valores fundamentales si no reacciona de forma más humana y nuestras administraciones no pueden parecer, ni aparecer, como insensibles a esta dramática situación.

No más muertes para llegar a Europa. Por un Mediterráneo solidario.