Tag Archive denuncia

CALDOS PRIMIGENIOS. MUERTES EN EL ESTRECHO

Dice la Wikipedia que “ el caldo primigenio, también llamado caldo primordial, primitivo, primario, de la vida, es una metáfora empleada para ilustrar una hipótesis sobre el origen de la vida en nuestro planeta . El líquido, rico en compuestos orgánicos, se compone de carbono , nitrógeno e hidrógeno mayoritariamente, expuesto a rayos ultravioletas y energía eléctrica .

La hipótesis de origen heterotrófico de la vida sostiene que en el caldo primigenio se sintetizaron abióticamente las moléculas orgánicas necesarias para mantener a las primeras formas de vida.”

Hay otro caldo primigenio, pero no de la vida, sino de la muerte. Hace unos diez días, una de esas barcas más o menos pequeñas y deterioradas dependiendo del dinero que puedas pagar o de lo desesperado que estés, que llamamos patera, salió de las costas de Argelia en dirección hacia España. No sabemos dónde ni cuándo exactamente, esa barca se hundió, y con ella trece de las catorce personas que iban en ella, también se hundieron, se ahogaron. Solo una quedó durante dos días flotando en el agua hasta que otra patera pasó por allí y lo recogió y llegó junto con otro grupo de personas hasta las costas de Almería, quemado, deshidratado y lleno por completo de picaduras de medusa, prácticamente en las últimas, pero vivo al fin. Y sigue vivo gracias a que fue recogido por brazos de otras personas que aún podemos identificar como tales, a pesar de críticas de otras que quizá aún lo fueran pero tenían miedo por el aspecto del herido, y otras que quizá antes lo fueron pero despreciaban el gesto mismo de la solidaridad, de la misericordia, de esa actitud plenamente humana que nos hace socorrer al caído. ¿En qué nos convertimos cuando olvidamos lo que nos identifica como personas?

Esa es la otra sopa, la sopa primigenia de la muerte en que hemos convertido el Mediterráneo, este líquido es rico en compuestos económicos, se compone de miedos, desconocimiento y de inconsciencia muchas veces premeditada, de individualismo y de egoísmo camuflado por banderas, expuesto a discursos de odio y actitudes xenófobas.

Seguimos siendo heterótrofos ( organismo que no puede producir su propio alimento, sino que se nutre de otras fuentes de carbono orgánico, principalmente materia vegetal o anima l) pero olvidamos que una minoría nos alimentamos (bastante bien, por cierto, en esta parte del mundo), mientras que la mayoría tiene que salir huyendo de la injusticia, de la guerra, del hambre…

Así se cultiva la muerte, y creo recordar que de lo que se siembra se cosecha.

Juan Antonio Miralles Ortega

CONCENTRACIÓN CONTRA LA DISCRIMINACIÓN.

Con el lema «Basta Ya» organizada por S.E.T. (Salud, Educación y Trabajo), Almería Acoge, Federación Andalucía Acoge y Fundación Cepaim, vecinos y vecinas, comerciantes, trabajadores, etc, del Barrio de la Fuentecica, junto con personas venidas de otros barrios se han concentrado para decir «Basta Ya de Discriminación» se ha leido un manifiesto y se ha guardado un minuto de silencio. No se puede guardar silencio ante los últimos atentados a la vida de personas por causa de la discriminación.

El manifiesto, leido por Hassan, decía:

«Buenos días a todos y a todas.  Estamos aquí presentes vecinos comerciantes y personal de asociaciones de inmigrantes con una idea común en la mente, esa idea es condenar y rechazar cualquier acto de violencia y racismo hacia lo diferente y lo ajeno. En este caso condenamos el asesinato cobarde y racista de Youness,  ese padre de familia que su única culpa era  defender a sus nobles principios y pertenecer a otra cultura.  No quiero  mencionar el país de Youness porque el racista no diferencia entre marroquí, argelino, senegalés o español, sólo el hecho de ser diferente le vale para soltar su frustración.  Sin más le damos nuestro más sentido pésame a la viuda de Youness y le dedicaremos entre todos un minuto de silencio en honor a su valentía y le decimos gracias Youness por enfrentarte a uno de los que ven en la diversidad una amenaza y no una riqueza y ganancia para todos.»

LOS DÍAS DESPUÉS

Pasado el primer impacto, cuando nos enteramos de que más de 200 viviendas de un asentamiento han ardido, nos vamos relajando. Por supuesto ya no es noticia en ningún medio. Algunas personas aún se acuerdan y nos hacen llegar comida y ropa. Pero para la mayoría es un día normal, sin nada que destacar.

Y me surgen preguntas, sobre todo preguntas, muchas.

¿Por qué deja de ser noticia que muchas personas pierdan TODO lo que tenían? ¿Es porque que como no tenían mucho nos importa menos?¿Es porque no los conocíamos personalmente?¿Es porque nos da igual que algo tan terrible pase a nuestro lado sin hacernos mella?¿Hemos perdido el sentido de lo que eso significa?

Perderlo TODO: un techo donde descansar y compartir la vida; un medio de transporte para ir a trabajar; ropa para sentir la dignidad de ser persona; la compra de la semana, o del día, o del mes, esos ahorrillos que tantas horas de trabajo han supuesto. ¿Qué más se te ocurre que pueden haber perdido? ¿Es para tí mucho, o poco, o qué valor le das a eso que tú sí tienes a salvo?

Sin embargo hay personas que lo ha perdido todo. Que no tenían casi nada y esa casi nada lo han perdido. Apenas les queda el consuelo de algunas ONGs que siguen con su tarea y que intentan acompañarlas y consolarlas, pero poco más.

¿Qué más hay? Sabemos que se están buscando soluciones al problema de los asentamientos, pero mientras llegan esta soluciones ¿qué hacemos?. ¿Usamos la técnica de talar los árboles para que no haya incendios?, ¿arrasamos los asentamientos quemados para evitar que se vuelvan a instalar?, ¿le pedimos a los dueños de los terrenos que labren y vallen para evitar que vuelvan a instalarse? ¿Dónde pueden volver a vivir esas personas? ¿De verdad no hay sitio en la tierra para ellas?¿las olvidamos sin más?. Total, son invisibles para muchos, casi mejor así.

Tenemos que buscar soluciones más dignas de vivienda, movilizarnos para implicar a todas las administraciones, sin miedo a los voceros extremistas. La sociedad entiende que no podemos ocultar y abandonar a estas personas que lo han perdido todo. No olvidemos que mañana también será para ellas otro día después.

DESOLACIÓN

No hay palabras para describir el nuevo incendio en un asentamiento chavolista. El tercero en siete días. Es de una impotencia absoluta. Nos hemos acostumbrado a que la gente malviva en estos espacios y miramos para otro lado cuando sucede alguna desgracias. Más de 200 viviendas quemadas, un herido y mucha miseria.

Pero estamos en Almería, en Europa, ¿cómo es posible que las personas se vean obligadas a vivir en sitios así?. ¿Cómo es posible que no se den respuestas claras a estas situaciones?. ¿Realmente se quiere atajar este problema?.

Desde Almería Acoge y la Federación Andalucía Acoge creemos que es necesario y de justicia cambiar esta situación. Creemos que hay remedio para atajar tanto sufrimiento y pobreza. Creemos que las administraciones tienen una obligación clara y que la sociedad al completo tiene que estar en esa solución.

Por otro lado, desde la miseria y la desgracia surgen personas que dan la cara. Hoy hemos estado allí muchas ONGs tratando de ayudar, pero la primera ayuda a surgido del mismo asentamiento. Antes de que nadie llegara ya se habían empezado a autorganizar para no pasar hambre y frío, para tener donde guarecerse en un día como hoy. La ayuda externa es importante, pero más importante es el apoyo, el sentir que hay personas a las que les preocupa su situación. Esto los anima a no hundirse aun más en el choque que les produce la sociedad de la opulencia en la que ellos son, para algunos, pequeñas piezas prescindibles y maltratables. Desde aquí y desde pie de calle, nuestro ánimo y nuestro apoyo.

PERSONAS ANTE TODO

El uso de las personas como arma arrojadiza es absolutamente despreciable. Lo es cuando se hace en una guerra, los llamados «daños colaterales», personas asesinadas. Lo es cuando se expolian los países y se obliga a migrar. Y en este caso lo es cuando se utilizan como instrumentos de presión. Es deplorable y malvado usarlas como objetos, son personas.

Nos unimos al llamamiento que se hace desde la Federación Andalucía Acoge a los Gobiernos español y marroquí para que cese la instrumentalización de las personas migrantes como moneda de cambio en sus negociaciones diplomáticas. La entidad social recuerda que la llegada desde ayer, lunes 17 de mayo, según los medios de comunicación, de más de 5.000 personas (entre ellas, alrededor 1.500 menores de edad) a la ciudad autónoma de Ceuta, es ante todo una crisis humanitaria.

Una vez más, Marruecos utiliza a las personas migrantes para presionar al Ejecutivo español por cuestiones que no tienen nada que ver con el ámbito de las migraciones. Llamamos a la responsabilidad del conjunto de los representantes políticos para no usar la pobreza y la desesperación de estas personas como herramienta de presión para alcanzar otro tipo de objetivos vinculados a otros intereses geoestratégicos. “Las disputas económicas y estratégicas de los gobiernos poco tienen que ver con los derechos humanos de estas personas. Europa debe acabar con la política de externalización de fronteras para evitar estas situaciones”.

Desde la Federación se recuerda que como en otras ocasiones las personas migrantes son usadas para lograr ventajas económicas o territoriales en una espiral alimentada por la política de externalización de fronteras en la que la Unión Europea lleva inmersa desde hace décadas. Marruecos está utilizando a su propia población para recordar a Europa y España su papel de gendarme de la frontera africana. La mejor forma de evitar esta situación sería un cambio radical en la política migratoria europea facilitando vías legales y seguras para el acceso a Europa y acabando con la subcontratación de gobiernos de la periferia de la UE para el control de los flujos migratorios.

Finalmente, Andalucía Acoge recuerda al Gobierno español que los derechos fundamentales en la frontera no deben vulnerarse en ninguna circunstancia, especialmente cuando en lo que se refiere a la protección de la infancia. Toda actuación debe realizarse dentro de la legalidad vigente, la cual implica la individualización de los procesos de devolución, el riguroso control judicial y la especial atención a los derechos de la infancia y las personas más vulnerables.

ALGO SE MUEVE EN LOS ASENTAMIENTOS

Si hace unos días hablabamos de la visita de Eurodiputados para interesarse por el tema de asentamientos, hoy hablamos de otra visita en el mismo sentido. Nos parece muy importante que algo se mueva en la búsqueda de soluciones para esta lacra y que la solución que se plantee no sea tirarlos sin más y dejar sin respuestas una situación dramática.

En esta ocasión hemos presentado la situación, junto con la Federación Andalucía Acoge y otras organizaciones, a la directora general de Igualdad de Trato, Rita Bosaho y el subdirector general Nicolas Marugán.

En estos días han visitado algunos asentamientos tanto de la zona de Nijar como de la zona de El Ejido. Han conocido de primera mano, a través de usuarios nuestros, las condiciones en las que viven. Han conocido de primera mano todas sus carencias de salud , higiene y agua; los problemas de acceso a viviendas dignas, sus condiciones precarias de trabajo, etc.

Vista del interior de un asentamiento de la provincia de Almería

La sensación en esta visita ha sido positiva, creemos que el conocer de primera mano la situación hace que la sensibilidad a estos temas sea mayor, hemos encontrado empatía hacia las personas que lo están pasando mal. Pero queda una segunda parte: el dar respuesta a ciudadanos que no tienen los mismos derechos que los demás, que viven en una situación totalmente indigna. Soluciones que van desde lo cercano, como puntos de agua o recogida de basura, pasando por el acceso al empadronamiento, que facilita el acceso a otros temas como la sanidad, educación, etc; hasta soluciones de fondo como viviendas accesibles. Todo ello con un fin último, que es la documentación para poder regularizar su situación y salir del pozo de miseria en el que se encuentran.

PARLAMENTARIOS EUROPEOS Y SITUACIÓN EN LOS ASENTAMIENTOS

Como ya informamos en su momento, el año pasado se presento, junto con la Asociación Multicultural Mazagón, una petición al Parlamento Europeo a través de Izquierda Unida por el Grupo de la Izquierda en el Parlamento Europeo.

Hoy nos ha visitado dos Europarlamentarios de este grupo, Sira Rego y Manu Pineda, a los que hemos mostrado en directo la situación de quienes viven en los asentamientos en la provincia de Almería.

Hemos comenzando presentando una pequeña historia de los asentamientos hasta ver como hemos llegado a la situación actual. Hemos trasladado las principales dificultades que hay y, han podido comprobar en directo que la realidad chabolista a la que hacemos referencia en nuestra petición no es ninguna exageración. Hay una enorme dificultad para normalizar la situación debido principalmente a dos impedimentos: uno muy básico que es la obtención del certificado de empadronamiento, que les haría tener acceso a sanidad y otros servicios; y otro, más complejo, pero imprescindible, que es facilitar la regularización de estas personas. Con ambos requisitos, la situación habitacional podría mejorar considerablemente.

Nos sentimos muy contentos con la escucha activa, con la sensibiliad y el respeto que han mostrado por las personas que viven en los asentamientos; y nos quedamos con la sensación de que el ver de primera mano esta situación les dará más energía para promover algún tipo de iniciativa que suponga la mejora de las condiciones de estas personas.

Les agradecemos a ellos y a todo el equipo que ha venido, el interés y el apoyo al trabajo que se realiza en los asentamientos.

La dirección para apoyar la petición está en el siguiente enlace, hay que registrase primero en la página del Parlamento Europeo y luego firmar la petición, os pedimos vuestro apoyo. Debajo tenéis el resumen de la petición.

PETICIÓN ASENTAMIENTOS

La persona peticionaria denuncia la situación en que se encuentran los trabajadores extranjeros que viven en condiciones infrahumanas en multitud de asentamientos chabolistas en distintos municipios de las provincias de Huelva y Almería. La persona peticionaria señala que los trabajadores inmigrantes viven en asentamientos rurales, mal comunicados y sin los mínimos servicios básicos ni equipamientos sociales y se queja por la ausencia de acompañamiento y asesoramiento jurídico a los inmigrantes, que da lugar a situaciones de abuso. La persona peticionaria pone como ejemplo la dificultad de estos trabajadores inmigrantes para obtener el certificado de empadronamiento que les daría acceso a los servicios públicos básicos, así como para obtener el permiso de trabajo. La persona peticionaria considera que es constante la vulneración de la Directiva 2014/36/UE, que regula las condiciones de entrada y estancia de nacionales de terceros países para fines de empleo como trabajadores temporeros y que define los derechos de estos, así como la conculcación de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en especial en lo que respecta a la dignidad humana, la no discriminación o los derechos del menor. La crisis provocada por la COVID-19 no ha hecho sino agravar la situación de las personas más vulnerables y el deterioro de las condiciones de vida y salud de este colectivo. La persona peticionaria solicita que la Unión Europea dé una respuesta inmediata y firme ante la situación en la que se encuentran los asentamientos en las provincias de Almería y Huelva. La persona peticionaria insta al Gobierno de España, a la Junta de Andalucía y a las administraciones locales implicadas a aplicar la normativa comunitaria de protección de las personas migrantes, así como los derechos recogidos en el TFUE.

CRISIS MIGRATORIA EN CANARIAS 2019-2021

Desde la Asociación nos hemos propuesto profundizar y dar respuesta a algunas de las situaciones relacionadas con el mundo de las migraciones. Se trata de visualizar problemas y plantear que no hay que esconder la cabeza sino buscar soluciones.

Empezamos con la situación en Canarias, nos parece un tema profundo y que hay que seguir trabajando. La reflexión es de Francisco Sanz miembro de la Junta Directiva de la Asociación.

Tendemos a pensar que las rutas migratorias se centran en el Mediterráneo. Estamos acostumbrados a las noticias sobre la llegada de pateras a las costas andaluzas, ruta desde Marruecos hacia España; hemos contemplado, años atrás, las dramáticas, por cantidad y fallecidos, avalanchas de migrantes hacia Lampedusa desde las costas de Libia, ruta del Mediterráneo central, hemos oído la labor que realizan barcos como Aquarius , Open Arms, Aita Mary en estas zonas, hasta el Papa visitó Lampedusa como solidaridad con los migrantes y los miles y miles de muertos y desaparecidos en esa zona; nos hemos conmovido con las imágenes del cadáver del niño Aylan en la ruta oriental por la que sirios, afganos y otros accedían, desde Turquía, a las islas del Egeo.

Pero existe otra ruta, la ruta desde la costa occidental de África (Sur de Marruecos y antiguo Sahara español, Mauritania, Senegal) hacia las Islas Canarias. Esta ruta fue muy conocida en la llamada “crisis de los cayucos de 2006” en la que unos 36.000 migrantes lograron llegar a las Islas afortunadas. Esta crisis se solucionó retornando a la mayoría de migrantes a Mauritania en base a un tratado entre España y este país de 2003. Esta devolución masiva se endulzó con ayudas económicas y de logística a Mauritania y se procedió a sellar la ruta a base de sobresueldos, pagados de nuestros presupuestos generales y fondos de la U.E., a la policía de frontera mauritana, marroquí y senegalesa. Durante años, estos sobresueldos han sido muy eficaces en lo que a impedir las migraciones por esta ruta se refiere.

Hasta que llegó la pandemia y el tratado de pesca de la U.E. con Senegal. Con la pandemia llega la crisis económica a Marruecos, con los grandes pesqueros europeos se arruina la pesca artesanal de Senegal. Si la economía de los países africanos con costas en el Atlántico que miran a Canarias era precaria, ahora ha caído en colapso. En definitiva, una masa ingente de personas de estos países se ve en la miseria y sin futuro.

Un futuro que los empuja a un peligroso viaje que deja un trágico dato a tener en cuenta en esta reflexión, 1851 personas murieron en 2020 en esta ruta (Caminando Fronteras)

En Mauritania hay un cambio de gobierno y los sobresueldos e incentivos para parar la migración dejan de ser eficaces.

Enlace al artículo, muy interesante PINCHA AQUÍ

La crisis está servida, pateras y cayucos empiezan a llegar a Canarias ya en 2019. Al principio en cantidades asimilables, pero en 2020 alcanzan la cifra de 23.000, la mitad de estas llegadas se concentra en sólo un mes, de 15 de octubre a 15 de noviembre. La mayoría de migrantes llegan a Gran Canaria y se reciben en el puerto de Arguineguín que entra en colapso: sus instalaciones, que deprisa y corriendo, se han preparado para recibir un máximo de 300 migrantes, llegan a acoger a 2.600, duermen sobre el suelo al raso, comen de bocadillos, no se les puede atender a nivel legal ni cumplir los requisitos que la propia Ley de extranjería impone.

Protestan los políticos regionales, el juez de vigilancia del C.I.E. de Gran Canaria, el Defensor del Pueblo, las ONG…, las imágenes de los medios de comunicación son escandalosas y, esta vez, no hay posibilidad de devolverlos a sus países de origen o partida, las fronteras están cerradas por la pandemia. En vano los ministros de Exteriores o Interior viajan y se entrevistan con sus homólogos de Marruecos o Senegal, no hay resultados.
Se adopta una solución discutible, rechazada de plano por los migrantes, injusta, pero que se va a imponer bajo la excusa de la provisionalidad, la presión de la U.E., la idea de evitar el “efecto llamada” o razones parecidas. Esa solución es el alojamiento en las islas, especialmente Gran Canaria, de los migrantes. Alojamiento en “jaulas de oro” como alojamientos turísticos vacíos por la pandemia, solución “provisional” mientras se adecúan instalaciones oficiales en donde lograr alojar a todos los migrantes. La mayoría de esas instalaciones son carpas levantadas presurosamente en terrenos militares y cuarteles. Quizás estas carpas tengan sentido para alojar tropas del ejército en maniobras, pero no son idóneas en la situación que nos ocupa. La borrasca “Filomena” embarrará una buena cantidad de ellas y grupos de migrantes montan sus propios campamentos por no estar conformes con este tipo de alojamiento y sus notables carencias.

Pero el problema no es tanto la escasa calidad del alojamiento o de la comida, la falta de asistencia jurídica o el largo tiempo en la resolución de las peticiones de asilo, el gran problema es que, en Canarias, se copia de forma más o menos humanizada, el “modelo Lesbos”. Es decir, grandes acumulaciones de migrantes en la periferia fronteriza de la U. E. bloqueados en su camino hacia la Europa rica, auténticos campos de concentración en los casos de las islas del Egeo y vergonzantes en Canarias, lugares donde pudrir las esperanzas de los llegados y escarmentar en ellos a futuros migrantes.

En febrero de 2021 parece que la crisis ha superado su momento agudo y se cronifica. Pero durante el mes de marzo se produce un repunte en las llegadas con escenas dramáticas como la imagen de la pequeña Nabody de dos años llegando a Arguineguín en parada cardiorrespiratoria y reanimada in extremis sobre el suelo del muelle.

Desgraciadamente, a la hora de repasar este trabajo, nos ha llegado la noticia del fallecimiento de Nabody. No es el momento de quedarse en un mero sentimiento de tristeza, es el momento de actuar.

Porque, aunque cerremos los ojos, está claro que no, la crisis no va a parar porque el número de los desesperados aumenta sin cesar en las costas del Mediterráneo y el Atlántico africano, la situación económico-política de los países de origen y partida hacen prever avalanchas en tiempo cercano.
Solo nos queda elegir entre las opciones posibles:

  1. Modelo Lesbos, contención de los migrantes en la periferia de la frontera de la U.E. en centros de internamiento cuyas condiciones se irán endureciendo conforme la presión se haga más fuerte hasta convertirlo en campos de concentración inhumanos, copias de los construidos por los nazis, con renuncia a todo respeto a la dignidad de los migrantes y a la nuestra propia.
  2. Modelo de gestión del derecho a migrar que sea capaz de establecer rutas seguras de migración, acogida, integración y promoción. Este modelo es inseparable del respeto al derecho a no migrar, es decir, a promocionar condiciones en los países de origen que hagan real la opción de quedarse porque exista un mínimo de oportunidades para llevar una vida humana digna.

El segundo modelo requiere esfuerzo, recursos, tiempo, tesón. El modelo ya ha sido propuesto por el Papa, Francisco, en su encíclica Fratelli Tutti. Con él reconocemos los derechos del migrante, se restaura y desarrolla a los países emisores de migraciones en un mundo global donde todos estamos implicados…, nuestras sociedades se enriquecen más allá de la defensa de sus, insostenibles e indefendibles, intereses egoístas a corto plazo. Un auténtico reto, un reto que, como el cambio climático, es propio del S. XXI y nos implica a todos sin que podamos recurrir a políticas de “avestruz” pues, de no confrontarlo, sus consecuencias, ya evidentes y cercanas, nos afectarán con dureza.

El otro modelo, el primero, el modelo “tapón” o Lesbos supone, en un plazo ya cercano, dejar que se agrande el problema y, conforme se agrave, requerirá adoptar medidas cada vez más radicales e inhumanas de las que seremos cómplices. No garantiza eficacia a medio plazo y es seguro un aumento de la conflictividad que puede alcanzar niveles distópicos. La historia nos muestra demasiados ejemplos de murallas rotas y sistemas destruidos por su cerrazón en proteger su riqueza, sus intereses egoístas a costa de marginar a los otros, a los “bárbaros”.

Francisco Sanz
Almería, 24 marzo 2021

REZAD, CRISTIANOS, REZAD

Ya se que Almería Acoge no es una asociación confesional. Pero estamos en Semana Santa y por eso digo “rezad, Cristianos, rezad”. No me oculto, lo digo como cristiano que soy, o al menos eso intento.

De nuevo tengo en mi móvil la foto de un chaval de 17 años a quien su madre busca desde hace una semana. Se embarcó hace una semana. Se perdió hace una semana. No contactan con él desde hace una semana. Ojalá, Dios lo quiera, no esté entre las once personas desaparecidas (un eufeismo), ahogadas, muertas, así de crudo, hace unos días ahí al lado, en las costas de Murcia.

Juan Miralles en una concentración por los muertos en el Estrecho

Rezad, Cristianos, rezad. No digo por ellas, por esas personas. Estoy convencido de que Dios, le pongamos el nombre que le pongamos, no necesita que recemos por ellas; ya se encargará de enderezar la historia una vez más, sea como sea y aunque no lo entendamos.

Rezad por los que hemos tenido la suerte de nacer a este lado del mar; por quienes no tenemos que jugarnos la vida a cara o cruz, y toparnos con que sale cruz (ya digo que estamos en Semana Santa). Rezad por quienes nos seguimos estremeciendo por esto, y dad gracias.

Pero, sobre todo, rezad por quienes no se sienten interpelados, por quienes se encogen de hombros, por quienes piensan que no tenemos por qué hacer nada, por quienes siempre encuentran alguna razón que justifique mantener las alambradas, los muros, las leyes que blindan a una parte y condenan a la otra;  rezad sobre todo por esas personas, para que Dios las perdone, porque a mi, me cuesta cada vez más trabajo.

Juan Miralles

LA MUERTE SIGUE EN EL ESTRECHO

Con la pandemia se quieren silenciar situaciones muy graves, a las que no se da solución. Quieren que miremos a otro lado, que nos volvamos más egoistas, pero esa no es la solución. Otras tres vidas han quedado en nuestras costas, en Mojacar, una mujer y dos hombres. A pesar de todo desde la Asociación vamos a seguir gritando «NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA», así lo gritamos desde la sede el viernes pasado.

Hoy gritamos con las letras del manfiesto de Margarita I. Asensio Pastor:

¿Cuántas muertes más son necesarias para que se haga algo realmente desde las administraciones españolas y europeas? ¿Para cuándo volverá la humanidad a nuestra sociedad, a nuestras administraciones, a nuestras sociedades? ¿Para cuándo una migración segura?

Las fronteras y la legislación matan, así como el silencio de la sociedad. Nadie merece la muerte por tratar de buscar un futuro que, en muchos casos -en la gran mayoría de ellos- no existe en su país de origen y, en este sentido, nuestros países -los occidentales- tenemos gran culpa.

De hecho, los reunidos aquí física y virtualmente no queremos mirar para otro lado. No queremos formar parte de ese silencio asesino. No queremos olvidar que detrás de esas vidas que se perdieron en el mar, había una persona con su familia, con sus amigos, con sus sueños, con sus esperanzas… todas estas vidas truncadas no solo por el mar, sino por las fronteras, la indiferencia y el silencio. Por eso, denunciamos estas muertes por injustas, por innecesarias. También nos reunimos para recordar lo que está sucediendo ayer, hoy y mañana, para dar voz a quien no la tiene porque no podemos ni queremos seguir permitiendo estas muertes.
Por tanto, denunciamos:

  • El silencio administrativo, así como las trabas para que una persona pueda desplazarse con unos mínimos de seguridad y de dignidad.
  • La criminalización del movimiento migratorio y de personas sin más ánimo que el de aspirar a un futuro.
  • La responsabilidad de los países europeos en el expolio y pobreza de los países de origen de estas personas que migran.
  • Las fronteras que matan a personas
    Es necesario que paremos esta masacre silenciosa y que exista un pacto por la migración segura y digna.