Category Archive Denuncias

MUEREN PERSONAS NO SON NÚMEROS

Una vez más nos reunimos en la plaza del Educador para hacer pública la apuesta por la vida, por la justicia, por la fraternidad… a pesar de la injusticia, de las desigualdades, de las fronteras y, por desgracia de la muerte.

Una vez más coincidimos el Círculo de Silencio que Almería Unida contra la pobreza organiza cada mes, con la concentración NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA. POR UN MEDITERRANEO SOLIDARIO que varias de las organizaciones que participamos en uno y otro acto convocamos cada vez que la injusticia se transforma en tragedia arrojando nuevas personas muertas y desaparecidas frente a nuestras costas.

Hoy lo hacemos con dos tristes record, dos desgraciadas muestras de ese mal endémico de nuestro tiempo: las 4.404 personas muertas y desaparecidas durante 2021 intentando llegar por mar hasta España, y las 17 personas muertas y desaparecidas en solo tres días de este 2022 que acabamos de empezar. Y lo hacemos desde la convicción de que son vidas, no son números, son personas como nosotros, que sienten, gozan, luchan, lloran, viven y mueren por las mismas cosas que nosotros.

No son números son personas que mueren

PARTE 1
“Los brazos en cruz, el rostro buscando el cielo, la ropa y los zapatos aún en su sitio. Sobre el cuerpo de hombre joven, algas y arena. Descansa en el suelo soñado, ya para siempre. Sin futuro. Sin gloria.”

Es la descripción de la foto del primer inmigrante ahogado que fue recogido en una playa española hace ya 34 años, en 1988, cuando intentaba alcanzar el sueño de escapar de la miseria. Fue el primero en esta macabra lista que sólo en los cinco primeros días de este año suma 3 nuevos cuerpos rescatados sin vida y otros 14 que han desaparecido frente a las costas de Almería. 17 nuevas vidas perdidas por este sistema injusto que pone los intereses económicos y políticos por encima de las personas, la absurda idea de que nos pertenece una tierra a la que todos pertenecemos, la atrocidad de intentar cercar esa tierra con vallas, concertinas, muros y fronteras, poniendo a las personas dentro o fuera de un mapa que dibujan los intereses de quienes más tienen. Unas fronteras cerradas para quienes intentan escapar de la miseria, de la injusticia, del hambre o de la guerra, a los que no dejamos otra crucificadas por un sistema económico, jurídico, político y social injusto, inhumano y fratricida.

PARTE 2
Hoy 7 de enero de 2022 hace cinco días que Yussuf no habla con nadie, tiene 14 años, el día 2 de enero un pesquero lo recogió en el mar y lo entregó a la armada argelina; con su tío y su abuela duerme y come, pero no habla, solo dice “quiero a mi madre”. Su madre, junto con su hermano de 10 años han desaparecido; Ayssif, su tío, nos llama repetidamente para ver si tenemos noticia. Nosotros sabemos que el día 3 de enero, 10 personas desaparecieron, otras 4 personas el día 5; por desgracia puede ser que esa mujer y ese niño estén entre ellos, o sean dos de los tres cuerpos que fueron rescatados, ahogados, muertos; quizá fueran con Benchick, de 30 años; su sobrina también nos llama porque no saben de él desde el día 1, y el amigo de Berkane, con 21 recién cumplidos…

Y así hasta 17 personas ahogadas en cinco días, que sepamos, rescatados los cuerpos o desaparecidos en el mar. Es difícil culpar a nadie, ya sabemos que el sistema criminal que provoca este sufrimiento tiene cifras pero no apellidos; pero es el momento de exigir, una vez más, que se ponga en marcha un servicio de atención a familiares que agilice la identificación, que facilite información, que palie de alguna manera la angustia de ese niño de 14 años que reclama a su madre; la angustia de tantas familias que merecen poder llorar a sus muertos, rezar por ellos, enterrar sus cuerpos o mantener la memoria de los que nunca aparecerán. Es el momento de reclamar, una y mil veces, algo más de sensibilidad, de humanidad hacia los muertos, que de alguna manera suavice la falta de solidaridad y de justicia con los vivos.

Tienen nombres y personas que los conocen

PARTE 3
4.404 personas murieron o desaparecieron intentando llegar a España en 2021. 4.016 huyendo hacia Canaria, 388 en las aguas frente a nosotros en esta parte del mediterráneo. De hecho, se rescataron 1.239 cuerpos, 1.239 personas ahogadas, 1.239 muertos; el resto son las personas a las que vieron morir sus compañeros de travesía, o buscaron los familiares, llamando insistentemente a organizaciones como las que hoy nos reunimos aquí.

Son 12 personas muertas o desaparecidas cada día. Las cifras quizá ya nos dejen insensibles, pero podemos pensarlo un poco. Cuando me reúno con amigos para ver un partido de futbol, cuando termina y celebramos la victoria, otra persona ha muerto intentando escapar de la miseria; cuando voy con mi familia al cine, cuando termina la película, otra persona ha desaparecido intentando buscar un camino para escapar de la injusticia; cuando doy un paseo con mis hijos frente al mar, a las dos horas, cada dos horas, otra persona ha desaparecido, quizá en ese mismo mar.

Las personas desaparecen en esa enorme fosa común en que han convertido nuestros mares y océanos. Nuestra economía, nuestra sociedad, nuestra política, nuestra cultura centrada en el beneficio y no en la persona se han convertido en fosas comunes que solo en un año y en esta parte del mundo que llamamos civilizado han sepultado 4.404 personas, 4.404 ilusiones, 4.404 vidas, 4.404 familias… 4.404 hombres, mujeres, niños, que solo buscaban mejorar su vida y encontraron la muerte.

Hemos leido la poesia de Pilar del Rio MI HIJO MUERE CADA TARDE EN EL MAR

PARTE 4
Por todas estas personas guardamos un minuto de silencio… Y juntos proclamamos nuestra denuncia y reivindicación:
– Mostramos nuestra más absoluta indignación por la continua repetición de esta injusticia que supone tantas muertes para llegar a Europa.
– Exigimos que se tomen medidas concretas y urgentes para evitar que se vuelva a repetir esta vergüenza, y garantizar la seguridad de las personas que se ven obligadas a migrar.
– Exigimos que los distintos gobiernos abran vías seguras de migración para las personas que se ven forzadas a dejar sus casas y familias por causa de las guerras, el hambre y las injusticias.
​- Exigimos que se hagan todos los esfuerzos necesarios para respetar la memoria de las víctimas, para identificarlas y comunicar la desgracia a sus familiares.
– Nuestra sociedad pierde sus valores fundamentales si no reacciona de forma más humana y nuestras administraciones no pueden parecer, ni aparecer, como insensibles a esta dramática situación.

NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA

MUERTES EN EL ESTRECHO

Hace apenas 3 semanas nos reuníamos para recordar la memoria de los que habían perdido la vida en esos días y denunciar esta injusticia que provocan las leyes y una forma egoísta e insolidaria de ver el mundo. Hoy desgraciadamente nos volvemos a reunir para denunciar y recordar las nuevas muertes y los nuevos desaparecidos. 10 cuerpos y 15 desaparecidos en Cádiz y otros 2 cuerpos y 10 desaparecidos en Almería. 37 nuevos lazos negros en esta cuerda- cementerio.

Son 37 muertos y desaparecidos por leyes hechas para provocar el dolor y la muerte. Unas leyes y una forma de ver el mundo que aprovecha el anonimato de los muertos; nosotros no los conocemos, pero tienen nombre, los muertos tienen padre y madre, tienen ilusiones y esperanzas, personas que llaman y que quieren saber sobre sus hijos, sus hermanos. Los muertos son personas, no son cosas, por eso la muerte, la injusticia, provoca tanto sufrimiento.

Por eso no podemos callar, no podemos dejar que gente sin alma, sin corazón, siga con sus discursos de odio, con su “se lo tienen merecido”, con su “teníamos que echar a todos al mar”. Tenemos que estar muy por encima de ellos, tenemos que decirles que aún hay muchas personas que sufren cuando se producen estas muertes y que es necesario un cambio en la sociedad. No queremos ser cómplices, queremos denunciar este sin sentido, queremos seguir llorando mientras ocurren estas tragedias buscando un día en el que dejemos de llorar:

Alguien que los llore,
ya no pido más que eso,
no espero que desaparezcan las fronteras
no creo que se borren muros y alambradas,
no cesarán las guerras
y las seguirán perdiendo los de siempre,
no cambiará el sistema, el dinero, el poder…
no habrá vías seguras para escapar del hambre,
para sacudirse de encima tanta injusticia,
para huir de la muerte.
seguirán llamando las familias,
seguirán buscando las madres,
añorando los hermanos,
extrañando las hijas.
No pido enterrarlos dignamente,
nos seguirán acompañando en la espuma del mar
o en una tumba sin nombre.
Ya solo espero que siga estremeciendo el corazón,
que me duelan las tripas,
que las entrañas no se cierren para siempre,
solo pido que, también en este lado del mar,
haya alguien que los llore, ya no pido más que eso.

Terminada la lectura de la poesia volvemos a leer la poesía de Pilar del Río “Mi hijo muere cada tarde en el mar”.

Posteriormente guardamos un minuto de silencio y todos y todas juntos proclamamos nuestras denuncias y reivindicaciones, hay soluciones, no puede faltar interés.

– Mostramos nuestra más absoluta indignación por la continua repetición de esta injusticia que supone tantas muertes para llegar a Europa.
– Exigimos que se tomen medidas concretas y urgentes para evitar que se vuelva a repetir esta vergüenza, y garantizar la seguridad de las personas que se ven obligadas a migrar.
– Exigimos que los distintos gobiernos abran vías seguras de migración para las personas que se ven forzadas a dejar sus casas y familias por causa de las guerras, el hambre y las injusticias.
– Exigimos que se hagan todos los esfuerzos necesarios para respetar la memoria de las víctimas, para identificarlas y comunicar la desgracia a sus familiares.
– Nuestra sociedad pierde sus valores fundamentales si no reacciona de forma más humana y nuestras administraciones no pueden parecer, ni aparecer, como insensibles a esta dramática situación.

¡NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA, POR UN MEDITER´RÁNEO SOLIDARIO!

CONCENTRACIÓN POR LAS MUERTES EN EL MEDITERRÁNEO

Hoy, después de mucho tiempo nos volvemos a reunir de forma presencial para denunciar las muertes en el Mediterráneo, casi 2000 conocidas más las que no se sabe. Es terrible oír llamadas o ver correos de madres y hermanas destrozadas porque no saben donde están sus hermanos, sus maridos, sus hijos, sus padres.

Hoy nos volvemos a concentrar en esta plaza tras las noticias de nuevas muertes en nuestras costas. Hoy nos volvemos a concentrar en esta plaza porque, para los que estamos aquí, la muerte de un solo ser humano ya es demasiado. Hoy nos volvemos a concentrar por quien no puede, por quien no tiene voz, por aquellos que murieron o están desaparecidos. Hoy nos volvemos a concentrar para que las estadísticas de estos muertos de las noticias dejen de ser números y sean personas con nombres y apellidos, con familias, con amigos, con una historia… personas que un día se arriesgaron por querer tener esperanza y terminó truncada por no poder hacer un viaje seguro. Hoy nos volvemos a concentrar porque no puede ser delito, no puede ser algo ilegal, querer tener futuro, ese del que muchas personas no tienen en su país. Hoy nos volvemos a concentrar porque no podemos entender que el hambre, la guerra o la pobreza, puedan estar normalizadas.

Alguien que los llore,
ya no pido más que eso,
no espero que desaparezcan las fronteras
no creo que se borren muros y alambradas,
no cesarán las guerras
y las seguirán perdiendo los de siempre,
no cambiará el sistema, el dinero, el poder…
no habrá vías seguras para escapar del hambre,
para sacudirse de encima tanta injusticia,
para huir de la muerte.
seguirán llamando las familias,
seguirán buscando las madres,
añorando los hermanos,
extrañando las hijas.

No pido enterrarlos dignamente,
nos seguirán acompañando en la espuma del mar
o en una tumba sin nombre.
Ya solo espero que siga estremeciendo el corazón,
que me duelan las tripas,
que las entrañas no se cierren para siempre,
solo pido que, también en este lado del mar,
haya alguien que los llore, ya no pido más que eso.

En definitiva, hoy nos volvemos a concentrar en esta plaza porque la muerte de un ser humano no nos es indiferente y con nuestro silencio, con ese minuto que haremos gritemos que no, las administraciones no pueden ser tampoco indiferentes a este drama humanitario.

Una vez más recurrimos a la poesía de Pilar del Río “Mi hijo muere cada tarde en el mar”. Guardamos un minuto de silencio…… Y juntos proclamamos nuestra denuncia y reivindicación:

  • Mostramos nuestra más absoluta indignación por la continua repetición de esta injusticia que supone tantas muertes para llegar a Europa.
  • Exigimos que se tomen medidas concretas y urgentes para evitar que se vuelva a repetir esta vergüenza, y garantizar la seguridad de las personas que se ven obligadas a migrar.
  • Exigimos que los distintos gobiernos abran vías seguras de migración para las personas
    que se ven forzadas a dejar sus casas y familias por causa de las guerras, el hambre y las injusticias.
  • Exigimos que se hagan todos los esfuerzos necesarios para respetar la memoria de las víctimas, para identificarlas y comunicar la desgracia a sus familiares.
  • Nuestra sociedad pierde sus valores fundamentales si no reacciona de forma más humana y nuestras administraciones no pueden parecer, ni aparecer, como insensibles a esta dramática situación.

¡NO MÁS MUERTES PARA LLEGAR A EUROPA! ¡POR UN MEDITERRÁNEO SOLIDARIO!

El mar sigue tragándose la vida y la esperanza… Y tu verano ¿qué tal?

Terminó el verano y la típica conversación con otras personas que durante ese mes de vacaciones no has visto: “y el verano ¿qué tal?” “bueno, ya sabes. Con esto de la pandemia hemos podido viajar poco. Playita y las cervecicas en la terraza con sus tapicas. Alguna escapada por la provincia”

Otras personas no pueden decir lo mismo. De hecho, ya no están entre nosotros porque ese mar del verano fue su tumba y que desgraciadamente se han vuelto a perder vidas humanas en el mar.

Los datos demuestran la tragedia: 228 cuerpos encontrados en las costas mediterránea occidental y 428, en Canarias hasta agosto. Todos cuerpos encontrados, no hay datos precisos sobre los desaparecidos. Pero son solo números, números que cada vez más nos alejan de la realidad, que nos insensibilizan. Detrás de los números y de la palabra inmigrante estaba, en
realidad, la vida de jóvenes, de niños y niñas… de seres humanos tragados por el mar físico y, lo peor, ahogados o desaparecidos por el mar de la indiferencia de otros seres humanos.

Cuando el martes día 28 de septiembre a las 19:30 pases por la plaza del Educador encontrarás a un puñado de personas que luchan contra esa indiferencia, que alzan la voz de quien no la tiene enmudecida por la muerte o por el llanto del que no volverá. Juzgarán muchos que esos muertos lo son por ser unos locos y unas locas, que para qué se juegan la vida si saben que pueden morir… haceros la pregunta al revés ¿qué puede haber en sus países para arriesgar la vida de esa manera? Y más allá de esto ¿tú de qué lado estás? ¿estás con el ser humano o eres de los indiferentes? Recuerda que naciste aquí por casualidad y que podrías ser tú ese muerto o desaparecido.

Así que el próximo martes únete a ese puñado de personas, no importa tu afiliación política o religiosa, tampoco que seas del Real Madrid o del Barça, ni si eres española o británica… nada de eso importa, solo el ser humano, solo la humanidad. Cuando pases el martes quédate y grita en silencio con nosotros, reza, denuncia… pero ven, demuestra que por encima de todas las fronteras políticas está la vida humana y que la esperanza no merece ese trágico final.

Grita con nosotros en silencio ¡no, no estamos en silencio ante esta tragedia!

Marga Asension

ALGUIEN QUE LOS LLORE

Alguien que los llore,
ya no pido mas que eso,
no espero que desaparezcan las fronteras
no creo que se borren muros y alambradas,
no cesarán las guerras
y las seguirán perdiendo los de siempre,
no cambiará el sistema, el dinero, el poder…
no habrá vías seguras para escapar del hambre,
para sacudirse de encima tanta injusticia,
para huir de la muerte.

Seguirán llamando las familias,
seguirán buscando las madres,
añorando los hermanos, extrañando las hijas.

No pido enterrarlos dignamente,
nos seguirán acompañando en la espuma del mar
o en una tumba sin nombre.

Ya solo espero que siga estremeciendo el corazón,
que me duelan las tripas,
que las entrañas no se cierren para siempre,
solo pido que,
también en este lado del mar,
haya alguien que los llore,
ya no pido más que eso.

Juan A. Miralles Ortega

Y por eso nos volvemos a concentrar, seguiremos llorando estas muertes y seguiremos denunciando su injusticia

SEMANA DE LA MOVILIDAD: ANTE TODO SEGURIDAD

El tema de la semana de la movilidad que nos proponen este año es “Movilidad sostenible, saludable y segura ” y el lema de la campaña es » Por tu salud, muévete de forma sostenible «. La pena es que son expresiones que quedan muy bien, expresiones a las que cualquiera se puede adherir sin ningún problema con el tema y con el lema.

Sin embargo son frases que quedan vacías ya que en general no hay una apuesta clara de las administraciones por llevarlas a cabo. “Segura” es una palabra que obliga a unas infraestructuras adecuadas cuanto menos y la realidad de nuestra provincia es que la red viaria no es nada segura en el caso de los ciclistas.

Bicicletas en el centro de día

Para miles de personas de la provincia de Almería decir que por tu salud te muevas de forma sostenible es un disparate. Por su salud, por su integridad física, por su seguridad, no deberían usar medios sostenibles como son las bicicletas. Sin embargo están obligados, no tienen otra forma de desplazarse, se trata de colectivos con escasos recursos, la mayoría inmigrantes, que necesitan llegar al invernadero, al almacén, a comprar, al médico, … a lugares separados, a veces por distancias muy grandes, del sitio donde duermen.

La idiosincrasia de la provincia de Almería y su entorno agrícola hace que diariamente miles de estas personas se desplacen en bicicleta, desplazamientos para los que en muchos casos no tienen posibilidad de usar un transporte público. La densidad de ciclistas es especialmente alta en los entornos de los invernaderos, almacenes o alhondigas. El campo almeriense está lleno de personas que necesitan usar la bicicleta para poder desplazarse. Sin embargo hacer esto comporta un riesgo enorme, se mueven entre caravanas de coches, camiones, maquinarias, que también tienen prisa y necesidad de llegar.

Dotar a esos entornos de unas vías adecuadas para los ciclistas no sólo mejorará sus condiciones, se facilitará además la fluidez del tráfico y la comunicación.

Si se quiere apostar realmente por una movilidad sostenible hay que primar ante todo la seguridad, hay que apostar por una red segura de carriles bici por la provincia en general y, en particular, para los entornos agrícolas.

Desde Almería Acoge aportamos nuestro grano de arena con cursos y formaciones sobre seguridad vial, uso de casco y chaleco, etc. Pero todo esto se difumina con el entorno tan peligroso al que se enfrentan en los desplazamientos en bicicleta, por eso seguimos pidiendo que se invierta en estos espacios y que se apueste por carriles donde desplazarse en bicicleta no suponga jugarse la vida.

CALDOS PRIMIGENIOS. MUERTES EN EL ESTRECHO

Dice la Wikipedia que “ el caldo primigenio, también llamado caldo primordial, primitivo, primario, de la vida, es una metáfora empleada para ilustrar una hipótesis sobre el origen de la vida en nuestro planeta . El líquido, rico en compuestos orgánicos, se compone de carbono , nitrógeno e hidrógeno mayoritariamente, expuesto a rayos ultravioletas y energía eléctrica .

La hipótesis de origen heterotrófico de la vida sostiene que en el caldo primigenio se sintetizaron abióticamente las moléculas orgánicas necesarias para mantener a las primeras formas de vida.”

Hay otro caldo primigenio, pero no de la vida, sino de la muerte. Hace unos diez días, una de esas barcas más o menos pequeñas y deterioradas dependiendo del dinero que puedas pagar o de lo desesperado que estés, que llamamos patera, salió de las costas de Argelia en dirección hacia España. No sabemos dónde ni cuándo exactamente, esa barca se hundió, y con ella trece de las catorce personas que iban en ella, también se hundieron, se ahogaron. Solo una quedó durante dos días flotando en el agua hasta que otra patera pasó por allí y lo recogió y llegó junto con otro grupo de personas hasta las costas de Almería, quemado, deshidratado y lleno por completo de picaduras de medusa, prácticamente en las últimas, pero vivo al fin. Y sigue vivo gracias a que fue recogido por brazos de otras personas que aún podemos identificar como tales, a pesar de críticas de otras que quizá aún lo fueran pero tenían miedo por el aspecto del herido, y otras que quizá antes lo fueron pero despreciaban el gesto mismo de la solidaridad, de la misericordia, de esa actitud plenamente humana que nos hace socorrer al caído. ¿En qué nos convertimos cuando olvidamos lo que nos identifica como personas?

Esa es la otra sopa, la sopa primigenia de la muerte en que hemos convertido el Mediterráneo, este líquido es rico en compuestos económicos, se compone de miedos, desconocimiento y de inconsciencia muchas veces premeditada, de individualismo y de egoísmo camuflado por banderas, expuesto a discursos de odio y actitudes xenófobas.

Seguimos siendo heterótrofos ( organismo que no puede producir su propio alimento, sino que se nutre de otras fuentes de carbono orgánico, principalmente materia vegetal o anima l) pero olvidamos que una minoría nos alimentamos (bastante bien, por cierto, en esta parte del mundo), mientras que la mayoría tiene que salir huyendo de la injusticia, de la guerra, del hambre…

Así se cultiva la muerte, y creo recordar que de lo que se siembra se cosecha.

Juan Antonio Miralles Ortega

CONCENTRACIÓN CONTRA LA DISCRIMINACIÓN.

Con el lema «Basta Ya» organizada por S.E.T. (Salud, Educación y Trabajo), Almería Acoge, Federación Andalucía Acoge y Fundación Cepaim, vecinos y vecinas, comerciantes, trabajadores, etc, del Barrio de la Fuentecica, junto con personas venidas de otros barrios se han concentrado para decir «Basta Ya de Discriminación» se ha leido un manifiesto y se ha guardado un minuto de silencio. No se puede guardar silencio ante los últimos atentados a la vida de personas por causa de la discriminación.

El manifiesto, leido por Hassan, decía:

«Buenos días a todos y a todas.  Estamos aquí presentes vecinos comerciantes y personal de asociaciones de inmigrantes con una idea común en la mente, esa idea es condenar y rechazar cualquier acto de violencia y racismo hacia lo diferente y lo ajeno. En este caso condenamos el asesinato cobarde y racista de Youness,  ese padre de familia que su única culpa era  defender a sus nobles principios y pertenecer a otra cultura.  No quiero  mencionar el país de Youness porque el racista no diferencia entre marroquí, argelino, senegalés o español, sólo el hecho de ser diferente le vale para soltar su frustración.  Sin más le damos nuestro más sentido pésame a la viuda de Youness y le dedicaremos entre todos un minuto de silencio en honor a su valentía y le decimos gracias Youness por enfrentarte a uno de los que ven en la diversidad una amenaza y no una riqueza y ganancia para todos.»

LOS DÍAS DESPUÉS

Pasado el primer impacto, cuando nos enteramos de que más de 200 viviendas de un asentamiento han ardido, nos vamos relajando. Por supuesto ya no es noticia en ningún medio. Algunas personas aún se acuerdan y nos hacen llegar comida y ropa. Pero para la mayoría es un día normal, sin nada que destacar.

Y me surgen preguntas, sobre todo preguntas, muchas.

¿Por qué deja de ser noticia que muchas personas pierdan TODO lo que tenían? ¿Es porque que como no tenían mucho nos importa menos?¿Es porque no los conocíamos personalmente?¿Es porque nos da igual que algo tan terrible pase a nuestro lado sin hacernos mella?¿Hemos perdido el sentido de lo que eso significa?

Perderlo TODO: un techo donde descansar y compartir la vida; un medio de transporte para ir a trabajar; ropa para sentir la dignidad de ser persona; la compra de la semana, o del día, o del mes, esos ahorrillos que tantas horas de trabajo han supuesto. ¿Qué más se te ocurre que pueden haber perdido? ¿Es para tí mucho, o poco, o qué valor le das a eso que tú sí tienes a salvo?

Sin embargo hay personas que lo ha perdido todo. Que no tenían casi nada y esa casi nada lo han perdido. Apenas les queda el consuelo de algunas ONGs que siguen con su tarea y que intentan acompañarlas y consolarlas, pero poco más.

¿Qué más hay? Sabemos que se están buscando soluciones al problema de los asentamientos, pero mientras llegan esta soluciones ¿qué hacemos?. ¿Usamos la técnica de talar los árboles para que no haya incendios?, ¿arrasamos los asentamientos quemados para evitar que se vuelvan a instalar?, ¿le pedimos a los dueños de los terrenos que labren y vallen para evitar que vuelvan a instalarse? ¿Dónde pueden volver a vivir esas personas? ¿De verdad no hay sitio en la tierra para ellas?¿las olvidamos sin más?. Total, son invisibles para muchos, casi mejor así.

Tenemos que buscar soluciones más dignas de vivienda, movilizarnos para implicar a todas las administraciones, sin miedo a los voceros extremistas. La sociedad entiende que no podemos ocultar y abandonar a estas personas que lo han perdido todo. No olvidemos que mañana también será para ellas otro día después.

DESOLACIÓN

No hay palabras para describir el nuevo incendio en un asentamiento chavolista. El tercero en siete días. Es de una impotencia absoluta. Nos hemos acostumbrado a que la gente malviva en estos espacios y miramos para otro lado cuando sucede alguna desgracias. Más de 200 viviendas quemadas, un herido y mucha miseria.

Pero estamos en Almería, en Europa, ¿cómo es posible que las personas se vean obligadas a vivir en sitios así?. ¿Cómo es posible que no se den respuestas claras a estas situaciones?. ¿Realmente se quiere atajar este problema?.

Desde Almería Acoge y la Federación Andalucía Acoge creemos que es necesario y de justicia cambiar esta situación. Creemos que hay remedio para atajar tanto sufrimiento y pobreza. Creemos que las administraciones tienen una obligación clara y que la sociedad al completo tiene que estar en esa solución.

Por otro lado, desde la miseria y la desgracia surgen personas que dan la cara. Hoy hemos estado allí muchas ONGs tratando de ayudar, pero la primera ayuda a surgido del mismo asentamiento. Antes de que nadie llegara ya se habían empezado a autorganizar para no pasar hambre y frío, para tener donde guarecerse en un día como hoy. La ayuda externa es importante, pero más importante es el apoyo, el sentir que hay personas a las que les preocupa su situación. Esto los anima a no hundirse aun más en el choque que les produce la sociedad de la opulencia en la que ellos son, para algunos, pequeñas piezas prescindibles y maltratables. Desde aquí y desde pie de calle, nuestro ánimo y nuestro apoyo.